Los oficios quedaron en el callejero

A. R.

El callejero de Málaga está jalonado de nombres relacionados con los oficios o actividad comercial. Viene de antiguo. Tras la incorporación de Málaga a la corona de Castilla, los Reyes Católicos establecieron a los gremios calles de la ciudad para desempeñar su trabajo y por eso hoy tenemos en el callejero Zapateros y Calderería, entre otros. Más recientemente, en 1971, el Ayuntamiento rotuló las calles del polígono San Rafael con los nombres de Carpinteros, Ceramistas, Cerrajeros, Curtidores, Ferreteros y Bodegueros como homenaje a los trabajadores gremiales, aunque la actividad no se desarrolló en ese mismo lugar.

La calle Cintería acogió en el siglo XVI tiendas que vendían cintas, y en la actualidad aún se conservan algunas. En la calle Ollerías se fabricaban utensilios de barro. Los árabes eligieron esta zona para instalar sus alfarerías dada la cercanía de materiales arcillosos, como El Ejido. Son sólo algunos ejemplos de la actividad comercial de Málaga.