Málaga marca el récord de temperatura en España

El terral eleva los termómetros hasta los 31 grados en la capital y Rincón de la Victoria en plena primavera

IGNACIO LILLOMÁLAGA.
Las playas viven desde el domingo una importante asistencia gracias al calor. :: ñito salas/
Las playas viven desde el domingo una importante asistencia gracias al calor. :: ñito salas

Esta semana más que nunca, sin que suene a tópico, se puede decir con las cifras en la mano que Málaga está viviendo temperaturas veraniegas en plena primavera. El domingo el mercurio ascendió hasta los 31 grados en la capital y en Rincón de la Victoria, según los datos facilitados ayer por el Centro Meteorológico de Aemet en Málaga, lo que supuso alcanzar las máximas más altas de España. Con este calor, no era de extrañar que miles de ciudadanos y visitantes acudieran a las playas de la provincia, que ofrecieron durante todo el fin de semana una estampa más propia de otras fechas.

El causante de este fenómeno es el viento de terral, que se mantendrá, aunque en menor medida, al menos hasta mediados de esta semana. En concreto, los termómetros marcaron este récord en el Puerto y en Rincón de la Victoria, mientras que se quedó en 30 grados en el Aeropuerto, en Torremolinos y en Vélez. Al mismo tiempo, la humedad relativa fue excepcionalmente baja, en torno a un 12% entre las 15.00 y las 18.00 horas.

Asimismo, en el Valle del Guadalhorce ascendió hasta los 27-28 grados (en puntos como Coín y Álora), y marcó 27 en Manilva y Benahavís. En cambio fue menor en Estepona, Marbella y Torrox, donde no pasó de los 23. La razón se debe, según explicó el jefe de Predicción de Aemet en Málaga, Fausto Polvorinos, a que el terral baja por los cauces de los ríos y afecta sobre todo al entorno de las desembocaduras y a los golfos; mientras que en los cabos la brisa marina suaviza el ambiente. Del mismo modo, como es habitual con este fenómeno, el interior tuvo máximas más suaves, en el entorno de los 23-24 grados en Antequera y Ronda.

Cambio de vientos

La situación seguirá siendo prácticamente veraniega de cara al festivo del Primero de Mayo, aunque más suave y sin atisbo de lluvias. La causa está en el cambio de vientos, que rolará a Levante hacia el jueves o el viernes y rebajará un poco el calor durante el día, aunque la temperatura seguirá siendo muy agradable, y subirá la humedad relativa. Así, durante el próximo fin de semana se esperan máximas de entre 25y 28 grados. Además, a lo largo de la semana se irán relajando los vientos de Poniente. En este contexto, todo apunta a que Málaga y la Costa del Sol se convertirán de nuevo los próximos días de puente en uno de los destinos más demandados de la Península para quienes tengan la oportunidad de viajar.