Mena, La Legión y miles de personas

El desembarco de los legionarios y el traslado del Cristo de la Buena Muerte llenaron las calles de Málaga en una mañana brillante

ANTONIO M. ROMEROMÁLAGA.
Aspecto de la explanada junto a Santo Domingo y alrededores, ayer, durante el traslado. ::                             SALVADOR SALAS/
Aspecto de la explanada junto a Santo Domingo y alrededores, ayer, durante el traslado. :: SALVADOR SALAS

Málaga cuenta ya con dos Jueves Santo; uno es el tradicional, el que se desarrolla en la tarde-noche con las procesiones de siete cofradías, y otro es el que en los últimos años se ha consolidado por la mañana con el desembarco La Legión, el desfile de los legionarios por las calles del Centro y el traslado del Cristo de la Buena Muerte. Un evento, este último, que ayer volvió a congregar a miles de personas en el trayecto entre el puerto de la ciudad y la plaza de Fray Alonso de Santo Tomás, en la explanada de la iglesia de Santo Domingo, en una mañana brillante.

Desde la madrugada había personas apostadas en algunos puntos para no perderse unos actos que comenzaron a las 11 horas cuando, en el Palmeral de las Sorpresas, desembarcó desde el buque de transporte de la Armada 'Contramaestre Casado' la compañía de honores del grupo de Zapadores de la Brigada de la Legión Rey Alfonso XIII con base en Viator (Almería). Al acto asistió por primera vez el obispo, Jesús Catalá. La tropa se dirigió desde allí hasta Santo Domingo a paso legionario y con los sones de la banda de guerra y la banda de música, bajo los aplausos de malagueños y foráneos, entre ellos, los miles de cruceristas de visita en la ciudad. (Ver vídeo del traslado aquí)

Como novedad este año, el acto se retrasó media hora y su inicio estaba previsto a la 12.30 horas. Sin embargo la llegada de La Legión no se produjo hasta las 12.49 minutos con una gran ovación. El traslado estuvo presidido por el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), general Jaime Domínguez Buj; el teniente general del cuarto militar de la Casa de su Majestad el Rey, Antonio de la Corte García; el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles Salaverría; la vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el presidente de la Diputación, Elías Bendodo; el subdelegado del Gobierno, Jorge Hernández Mollar; el delegado de la Junta, en la provincia, José Luis Ruiz Espejo; y el hermano mayor de Mena, Antonio González, entre otras autoridades civiles y militares. No quisieron perderse el acto los directores de la Guardia Civil y la Policía Nacional, Arsenio Fernández de Mesa e Ignacio Cosidó, respectivamente, y el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno Bonilla.

Novedades

En los alrededores, miles de personas copaban cualquier hueco libre. Otras dos novedades fueron un mástil con la bandera nacional en la explanada del templo y la emisión de imágenes en directo de estos actos en una pantalla de grandes proporciones instalada en la fachada del edifico de Italcable.

Tras el recuerdo a los integrantes de las fuerzas armadas españolas que prestan sus servicios en misiones en el extranjero, se procedió a la entrega del guión orlado con los guiones y banderas legionarias del Tercio Don Juan de Austria III de La Legión con sede en Almería al Tercio Gran Capitán I de La Legión con base en Melilla para su custodia hasta el Jueves Santo de 2015.

Tras este protocolario acto, comenzó el traslado. Desde la oscuridad del viejo templo dominico se escucharon las proclamas del Credo Legionario. Instantes después, el Cristo de la Buena Muerte cruzó el dintel de Santo Domingo portado por una escuadra de gastadores bajo los sones del himno nacional, una salva de aplausos y escoltado por los guiones de los tercios. A continuación sonó 'El novio de la muerte', cantado por los militares y un buen número de civiles presentes en el acto. A su conclusión, sonaron tres 'vivas' a La Legión, a España y al Rey.

El vicario de la diócesis, José Manuel Ferrary, rezó un padrenuestro acompañado del director espiritual de Mena, el padre José Manuel Parra. Fue el preludio de uno de los momentos más emotivos de la mañana: El toque de 'Oración' en recuerdo de los caídos y con los guiones rindiendo honores al Crucificado, en esos momentos situado en el centro de la plaza. La marcha 'Cristo de La Legión' de Eloy García acompañó al Cristo de la Buena Muerte hasta su casa hermandad, donde fue entronizado. El canto del Himno de la Legión y el recitado del Credo Legionario pusieron el punto y final al primero de los dos Jueves Santo que cada año vive y disfruta Málaga.