Imputado un conserje de un colegio de La Cala por supuestos abusos a dos niñas de 5 y 6 años

El Ayuntamiento de Rincón lo ha suspendido de empleo y sueldo de forma cautelar a la espera de que concluya la investigación judicial

E. CABEZAS MÁLAGA.

Segundo caso de supuestos abusos sexuales en el entorno escolar en la provincia de Málaga. El conserje del colegio público Gregorio Marañón, en La Cala del Moral, ha sido imputado por presuntos tocamientos a dos niñas de 5 y 6 años. Hace menos de una semana, un profesor del centro educativo Los Campanales, en Mijas, ingresó en prisión acusado del mismo delito; la víctima esta vez fue un alumno de 9 años.

La investigación del caso de La Cala, de la que se ha hecho cargo un juzgado de la capital, comenzó a principios de año, cuando la Jefatura de la Policía Local de Rincón de la Victoria tuvo conocimiento de que una alumna del mencionado colegio podría estar sufriendo abusos sexuales por parte del conserje, que tiene cerca de 60 años.

Los agentes se entrevistaron con la directora del centro para advertirle de la información que les había llegado. Ella contactó a su vez con la Delegación de Educación de la Junta y con los padres de la niña, de 5 años. Inicialmente, los progenitores rehusaron denunciar los hechos para proteger a su hija, según explicaron fuentes cercanas al caso.

La Policía Local remitió un oficio a la Fiscalía de Menores para darle cuenta de la situación. En respuesta, el Ministerio Público requirió al Ayuntamiento que le informara sobre qué medidas se habían adoptado con el sospechoso. Hay que recordar que la contratación del personal de conserjería de los centros escolares en Andalucía corresponde a los municipios. Según las fuentes, el Ayuntamiento contestó en un escrito que el empleado se encontraba en esos momentos de baja pero que, cuando se incorporara, no volvería a desempeñar ningún trabajo en el que estuviera en contacto con niños hasta que se aclarara el caso.

Un mes más tarde, los padres de la niña decidieron denunciar los supuestos tocamientos, que habrían ocurrido en el cuarto de baño del colegio. En menos de una semana, se presentó en las dependencias policiales otra madre que aseguraba que su hija, de 6 años, había sido víctima de abusos. Y señaló nuevamente al conserje. Al parecer, la mujer se enteró al observar un cambio de comportamiento en la menor, que no quería ir a clase.

Al recibir la segunda denuncia, que se interpuso a finales de febrero, los agentes arrestaron al sospechoso, que fue conducido al cuartel de Rincón junto con las diligencias instruidas hasta ese momento. La Guardia Civil continuó con la investigación y, posteriormente, puso a disposición judicial al detenido. Quedó en libertad con cargos, según las fuentes.

Intranquilidad entre los padres

Los rumores de su arresto llegaron muy pronto a los padres del Ampa, que al principio habían achacado su ausencia a una operación a la que debía someterse, según les había comentado él mismo. Intranquilos, mantuvieron una reunión con la directora del centro, quien les dijo que ya se habían tomado las «medidas necesarias».

Fuentes municipales no quisieron ayer pronunciarse sobre estos hechos. Se limitaron a señalar que el hombre está suspendido de empleo y sueldo de manera cautelar, a la espera de que se resuelva el procedimiento judicial abierto tras las denuncias de las dos familias.