Investigan unos disparos con un rifle contra un coche y un súper en Hacienda Paredes

Las balas, que salieron de una vivienda de la zona, impactaron en la parte trasera de un vehículo en marcha y en la fachada del establecimiento

JUAN CANOMÁLAGA.
Uno de los impactos en el cartel luminoso del establecimiento. :: Galindo/
Uno de los impactos en el cartel luminoso del establecimiento. :: Galindo

Media docena de impactos de bala sin un objetivo claro ni un móvil aparente. Pero con un peligro muy real. La Policía Nacional investiga unos disparos realizados con un rifle que alcanzaron a un vehículo en marcha y a la fachada de un supermercado en la urbanización Hacienda Paredes, junto al barrio malagueño de Cerrado de Calderón.

El tiroteo tuvo lugar a principios de mes en la calle José Fernández Pertierra, muy cerca del colegio León XIII. Uno de los proyectiles alcanzó a un turismo que circulaba de madrugada por la zona. La bala entró por una de las puertas traseras del automóvil y quedó alojada en el habitáculo.

El conductor, que viajaba solo en el vehículo, avisó inmediatamente a los servicios de emergencias al percatarse de que le habían disparado. Agentes de la Policía Nacional y de la Local se desplazaron a la zona donde se produjo el impacto para intentar adivinar la trayectoria e indagar en el motivo del tiroteo con el fin de identificar al autor.

Sin embargo, al dar una batida por los alrededores descubrieron que no había sido el único disparo realizado esa noche. La fachada del supermercado Aldi en Hacienda Paredes, ubicado muy cerca de la rotonda en la salida de la autovía hacia Pedregalejo y Cerrado de Calderón, presentaba al menos cinco balazos que alcanzaron incluso al cartel luminoso. La mayoría de los empleados no se enteraron hasta el lunes, cuando se incorporaron a sus puestos de trabajo en el establecimiento de alimentación.

El hallazgo de los impactos en la fachada del Aldi dio un giro a la investigación, que ahora apuntaba a un tiroteo indiscriminado en el que, para colmo, se habían usado balas. La comisaría envió a los especialistas del Grupo de Homicidios y de Policía Científica para examinar con detenimiento los proyectiles y realizar un estudio de las trayectorias.

Vivienda de la barriada

Las primeras pesquisas revelaron que el arma empleada habría sido un rifle de gran alcance. Los investigadores empezaron a trabajar con la hipótesis de que los tiros se realizaron desde una vivienda del entorno, aunque el tipo de munición y las características del arma ampliaban el radio de acción.

Durante los últimos días, los agentes centraron sus sospechas en un domicilio de la barriada de Cerrado de Calderón que, por su ubicación, sería compatible con las trayectorias que dibujaban los disparos que alcanzaron al vehículo y a la fachada del supermercado.

La policía averiguó que en la vivienda en cuestión convivían tres jóvenes que compartían los gastos de arrendamiento. Todos ellos fueron detenidos por su presunta relación con los hechos, aunque quedaron en libertad a la espera de que avance la investigación del caso.