Silvia Abascal: «Volver a Málaga me lo ha movido todo»

La actriz se reencuentra con el festival y con el público tres años después de sufrir un ictus antes de la gala de clausura

ANA PÉREZ-BRYAN ALFOMBRA ROJAMÁLAGA.
Silvia Abascal reapareció deslumbrante de rojo. :: Álvaro Cabrera/
Silvia Abascal reapareció deslumbrante de rojo. :: Álvaro Cabrera

Ni el mejor guionista de los muchos que visitan Málaga en estos días hubiera podido imaginar una historia más potente para su película. De ésas que remueven sentimientos -de los de verdad-, de segundas oportunidades y de reencuentros con amigos reconvertidos por azar en ángeles de la guarda. Porque la vida real siempre supera con creces la ficción, y de eso Silvia Abascal sabe mucho. La actriz lleva días preparándose para uno de los papeles de su vida: el de la vuelta a Málaga y a su festival, al que no había regresado desde que hace justo tres años un ictus la convirtiera en protagonista involuntaria de una película que comenzó con tintes de drama pero que afortunadamente se ha cerrado con final feliz.

Desde que ayer por la mañana se subiera en el AVE a Málaga acompañada de su representante y amiga Majos, Silvia comenzó a recuperar todos los recuerdos de aquel día. «Volver me lo ha movido todo». Lo dice despacio, como queriendo subrayar cada palabra, y con esa dulzura que no es sino el reflejo de una personalidad con la que ya se había ganado a todos incluso antes de que aquel inoportuno accidente cerebrovascular la pillara, arreglada y maquillada, a las puertas del hotel AC Málaga Palacio, desde donde tenía previsto salir rumbo a la gala de clausura de la edición de 2011.

La actriz habló ayer para SUR desde ese mismo escenario, donde vuelve a disfruta del calor de todos los que aquel día comprendieron que ese desmayo iba más allá de la simple indisposición. Por eso atravesó el umbral de la puerta de entrada al hall «con una mezcla de emociones indescriptible». «Ya antes de que pasara todo esto me sentía muy querida en Málaga, pero este momento tiene una carga especial», afirmaba sin poder evitar el nudo en la garganta. «Tengo por ejemplo un recuerdo imborrable de cuando presenté la película 'La Dama Boba', con la que gané la biznaga de plata a la mejor actriz», añadía tras acomodarse en la mejor habitación del AC, la suite presidencial, que su director, Jorge González, ha mimado hasta el último detalle para recordarle que «es la invitada estrella del festival».

Precisamente el encuentro con González fue uno de los más emotivos de la jornada. «Estuvimos abrazados un buen rato, llorando», admitía el director del AC, que no en vano fue quien llamó la ambulancia aquel 2 de abril de 2011. Precisamente hace dos días fue el cumpleaños de la actriz y el momento estuvo marcado por ese indescriptible sentimiento de haber vuelto a nacer.

Y es que Silvia no olvida el cariño que ha recibido del público de Málaga en este tiempo de convalecencia. «Eso me ha ayudado mucho», insistía la actriz poco antes de volver a su habitación para arreglarse y protegerse los oídos por la hipersensibilidad que le ha quedado como secuela. Aislada del ruido, pero no del calor de cada ovación, cumplió la actriz con el paseíllo por la alfombra roja para disfrutar, además, de la película que abría la competición y que por ese mismo azar (o no) podría compartir título con su propia historia de final feliz: 'No llores, vuela'.

Fotos

Vídeos