Absuelven al dueño de Aifos de quedarse con más de un millón de euros de unos clientes

El tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial precisa que el incumplimiento sobrevenido del contrato no es bastante para integrar un delito de estafa

ÁLVARO FRÍASMÁLAGA.

El propietario de la promotora Aifos, Jesús Ruiz Casado, y su mujer, Teresa Maldonado, estaban acusados por la Fiscalía de hacerse con más de un millón de euros que entregaron casi una treintena de compradores de viviendas de la promoción Hacienda Casares. Sin embargo, tras la celebración del juicio, el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga ha decidido absolverlos de los supuestos delitos continuados de estafa y apropiación indebida.

En cuanto al primero de ellos, la sala asegura que no queda acreditada la concurrencia de elementos para que tenga lugar este tipo de delito. En la sentencia, que no es firme, se afirma que la intención de la promotora fue la de construir los edificios en los que se ubicarían los domicilios, ya que Aifos solicitó y obtuvo las licencias de obras del Ayuntamiento de Casares para diversas fases de la urbanización.

En el documento judicial, el tribunal explica que, aunque Aifos incumpliera sus obligaciones concluyendo algunos de los edificios con posterioridad a la fecha fijada en los contratos, no iniciase las obras de otros y entregase avales solo por alguna de las cantidades recibidas y no por la totalidad, no ha quedado probado que esto sea un hecho imputable únicamente a la promotora o si obedeció a que los compradores no hubiesen abonado los gastos de construcción, tal y como sostiene la entidad.

Apropiación indebida

En este sentido, se precisa que el incumplimiento sobrevenido del contrato no es bastante para integrar un delito de estafa. Asimismo, se asegura que tampoco constituye una apropiación indebida.

La sala señala que no se puede afirmar que Aifos, que se encuentra actualmente en concurso de acreedores, destinase las cantidades entregadas a cuenta por los compradores a fines distintos a la construcción de las edificaciones en las que tenían que ubicarse las viviendas compradas por los querellantes. Así, se indica que varias casas llegaron a concluirse y que se realizaron las gestiones para hacer las otras.

Fotos

Vídeos