La Junta ahoga a los grupos de desarrollo rural de Málaga al congelar sus fondos

La situación ha obligado al centro de acción local del Guadalteba a despedir a sus trabajadores y dejar de prestar actividad desde finales de febrero

AGUSTÍN PELÁEZMÁLAGA.
El presidente del Ceder Serranía de Ronda, Alfredo Carrasco, califica la situación de los GDRs de crítica. ::                             V. M./
El presidente del Ceder Serranía de Ronda, Alfredo Carrasco, califica la situación de los GDRs de crítica. :: V. M.

La política de desarrollo rural de la Junta de Andalucía en Málaga no pasa por sus mejores momentos. Todo lo contrario. La situación es tan delicada que hay centros de desarrollo rural en la provincia que han tenido que cerrar sus puertas e incluso despedir a todos o parte de sus trabajadores. Lo mismo sucede en el resto de la comunidad autónoma, donde existen 52 Grupos de Desarrollo Rural (GDR) -siete de ellos en Málaga-. Estos grupos son entidades colaboradoras de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente que desde hace 20 años se encargan de gestionar los fondos de la Unión Europea y del propio Gobierno andaluz que tienen como finalidad promover la diversificación económica y la creación de empleo, riqueza y calidad de vida en el medio rural andaluz.

El motivo por el cual los centros de desarrollo rural se están viendo ahogados es porque desde marzo de 2012 la Junta tiene congeladas las ayudas europeas. Se estima que en el caso de Málaga el dinero bloqueado supera los 10 millones de euros. Y lo peor es que nadie sabe hasta cuándo puede durar esta situación de bloqueo, que en la provincia ya ha provocado el cierre temporal del GDR del Guadalteba y el despido de todos sus trabajadores. También el Ceder Serranía de Ronda, que engloba a 21 pueblos, tuvo que despedir a finales de 2013 a cuatro de sus siete trabajadores.

Según los GDRs de la provincia, (Valle del Guadalhorce, Territorio Nororiental del Málaga, Guadalteba, Antequera, Sierra de las Nieves, Serranía de Ronda y Axarquía), el motivo de la paralización por la que atraviesan es la revisión de los gastos de funcionamiento que impuso la propia Junta de Andalucía, que tiene congelados los pagos como medida cautelar.

«La última partida que nos ha desembolsado la Junta para gastos de funcionamiento ha sido para 2011 y se pagaron a finales de 2012», explica el presidente del GDR Serranía de Ronda, Alfredo Carrasco. Esto significa que todavía están pendientes de recibir 2012, 2013 y 2014, y ello a pesar de que al inicio del marco vigente (2007-2013) cada GDR tenía asignado un presupuesto -entre los 4,5 y 5 cinco millones de euros cada uno-, tanto para gastos de funcionamiento como para ayudas, a la vez que tenían fijado un procedimiento de gestión y un calendario de pagos.

El GDR Guadalteba tiene sus oficinas fuera de servicio al estar cerrado temporalmente desde finales de febrero, debido a que tuvo que despedir a todos sus trabajadores. Para su presidenta, María José Bravo, la culpa de la situación por la que está atravesando el Ceder es de la «inoperancia de la Junta de Andalucía».

Despidos

Para colmo, la Junta, para quien la medida es puramente técnica y sólo persigue el máximo escrupulo en el manejo de los fondos púiblicos, ya les ha advertido que no asumirá las demandas interpuestas por los trabajadores despedidos contra los Grupo de Desarrollo, a pesar de que los impagos se deben a la propia Dirección General, según el presidente del Ceder Serranía de Ronda.

Los centros que no han despedido a su personal es porque están haciendo frente a las nóminas y gastos de funcionamiento con las cuotas de sus socios o con fondos de otros programas que están desarrollando. Al menos, este es el caso del Ceder Axarquía, cuyo presidente, que es alcalde socialista de La Viñuela, José Juan Jiménez, descarga todas las culpas sobre la Unión Europa, por ser, según asegura, «quién ha cambiado los procedimientos».

Jiménez reconoce no obstante que la Junta tiene atascados un buen número de proyectos pendientes de aprobación.

Según Carrasco, a raíz de la revisión de los gastos de funcionamiento que está llevando a cabo la Junta, se ha impuesto un nuevo procedimiento con carácter retroactivo, fruto del cual va a obligar a algunos GDRs a tener que devolver diferentes cantidades al variar ahora los criterios que en su día fijó la propia Consejería. Al Ceder Serranía de Ronda la Junta le han exigido devolver 104.000 euros.

El «corte del grifo» afecta asimismo a los fondos europeos que los grupos disponen todavía, pero que no pueden utilizar sin el visto bueno de la Junta y que se estima en más de 10 millones de euros, entre los que están las subvenciones comprometidas con proyectos aprobados y que sus promotores ya han ejecutado y justificado.

«Hasta ahora el flujo que debía seguir un proyecto era que una vez emitido el informe técnico positivo por parte de cada GDR, este pasaba ala Delegación Territorial de Agricultura para que emitiese el correspondiente informe de elegibilidad. Una vez emitido, ya podía pasar al Consejo Territorial para su aprobación. Desde agosto se le añadió un filtro más, el visto bueno de la Dirección General», dice Carrasco.

De momento, ningún GDR malagueño ha recibido el visto bueno para ningún nuevo proyecto, por lo que el dinero para la concesión de ayudas sigue en las cuentas corrientes sin ningún tipo de utilidad. «A pesar de tener saldo en nuestra cuenta para el pago de ayudas, al no ser autorizadas por parte de la Junta de Andalucía, no podemos pagar a aquellos beneficiarios que ya han justificado sus inversión», se queja Carrasco, quien asegura que en la Serranía de Ronda se están viendo afectados 86 proyectos que suman una inversión de ocho millones de euros y que supondrán la creación o mantenimiento de 246 puestos de trabajo. A estos hay que sumar más de 35 proyectos que ya han justificado su inversión y a los que no se les pueden pagar las subvenciones comprometidas, que suman unos 800.000 euros.

Los fondos bloqueados corresponden al Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2007-2013, que en Málaga ascienden a 32.955.442, de los que se han concedido 19.686.740. Esto significa que los grupos tiene todavía cedea de 13 millones sin gastar.

El problema es que no pueden comprometerlo hasta tanto la Junta no les devuelva los proyectos con el visto bueno. Mientras el tiempo sigue corriendo, ya que la fecha tope establecida por la Comisión Europea para el cierre del programa es junio de 2015.