La oposición intenta erosionar al alcalde con el debate sobre su sucesión

PSOE e IU dicen que De la Torre está «nervioso» y su proyecto «agotado» y éste responde que «nunca ha tenido tantos proyectos para Málaga como ahora»

ANTONIO M. ROMEROMÁLAGA.
De la Torre, ayer, durante la sesión ordinaria de febrero. ::
                             CARLOS 
                            MORET/
De la Torre, ayer, durante la sesión ordinaria de febrero. :: CARLOS MORET

Aunque aún faltan catorce meses para los comicios municipales de 2015, en el Ayuntamiento de Málaga se empiezan a respirar aires preelectorales. Los grupos de la oposición aprovecharon ayer el pleno ordinario de febrero para intentar erosionar la figura del alcalde sembrando dudas sobre sus futuras opciones de victoria y con el debate sobre su sucesión. Una controversia que el propio Francisco de la Torre se encargó de abrir la pasada semana cuando señaló a Elías Bendodo como su posible sustituto y que los populares buscaron abortar rápidamente. Y es que las declaraciones del regidor generaron una polvareda política y múltiples interpretaciones en un momento especialmente sensible ya que el PP de Andalucía se encuentra a las puertas de un trascendental congreso regional extraordinario que se celebrará este fin de semana.

En la rueda de prensa previa al pleno y durante la sesión hubo continuas referencias al relevo del regidor. Los portavoces de PSOE e IU, María Gámez y Eduardo Zorrilla, respectivamente, y el edil no adscrito Carlos Hernández Pezzi, sostuvieron que las dudas de De la Torre sobre si se presentará a las municipales obedecen a que su proyecto político está «agotado», al hecho de que las encuestas no le garantizan la mayoría absoluta necesaria para gobernar y a que su gestión cada vez más tiene una mayor contestación ciudadana.

Gámez expresó que ha sido el propio regidor quien por primera vez ha hablado de la posibilidad de que tenga que permanecer cuatro años en la oposición. «Las urnas hablarán, no voy a hacer augurios. De la Torre no tiene claro si se va a presentar», manifestó la portavoz socialista. A su juicio, el alcalde nota que «es evidente el rechazo» por parte de la ciudadanía a algunas medidas de su gestión.

Encuestas negativas

Eduardo Zorrilla consideró que De la Torre está «nervioso». «Por primera vez las encuestas no le aseguran la mayoría absoluta, la ciudadanía le increpa y le reclama y las elecciones (municipales) están más abiertas que nunca», aseguró. Para el dirigente izquierdista, el alcalde decidirá si se presenta o no «en función de las encuestas, no de ninguna otra cosa».

Por su parte, Carlos Hernández Pezzi remarcó que el regidor «ha perdido la mayoría absoluta». «Se nota en la calle y en todos los círculos», apostilló el concejal no adscrito quien durante el pleno, al abordarse una moción sobre donaciones y sucesiones ironizó y se mostró partidario de la sucesión de Francisco de la Torre.

A estas declaraciones respondió Francisco de la Torre con vehemencia: «¡Jolines, cómo inventa la oposición, las encuestas que tenemos son de mayoría absoluta! No veo esa contestación social». El alcalde aseguró que «nunca he tenido tantos proyectos para la ciudad como ahora». «Hay proyecto en marcha y existe proyecto con una continuidad clarísima», aseveró. De la Torre hizo además un repaso sobre algunos de los proyectos realizados donde el Ayuntamiento ha demostrado «imaginación, creatividad, impulso, transparencia, buena fe y servicio a la comunidad y eso los malagueños lo saben y lo valoran».

Asimismo, destacó que el equipo municipal del PP está «cohesionado y transformando la ciudad». Sobre el calendario para decidir si se presenta o no a las elecciones municipales de 2015, reiteró que despejará la incógnita en verano. Una decisión que tomará sin la presión del partido, ya que el PP y su líder, Elías Bendodo, ha reiterado en varias ocasiones que «la mejor y única opción» como candidato es De la Torre.