La Junta reduce las plazas en los centros de menores porque no las ve necesarias

El ajuste supondrá el despido de educadores en los ocho centros de protección de la provincia que se verán afectados por este recorte

AGUSTÍN PELÁEZMÁLAGA.
Uno de los ocho centros que verán reducidas sus plazas es el de Prodiversa. ::                             SUR/
Uno de los ocho centros que verán reducidas sus plazas es el de Prodiversa. :: SUR

La Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía ha decidido reducir el número de plazas de los centros de protección de menores que existen en la provincia por considerar que ya no son necesarias, lo que ha provocado las críticas de algunas de las asociaciones y ONG que gestionan estos centros tutelados. En la provincia existen un total de 30 centros de menores, de los que sólo dos son propios de la Junta, mientras que el restos son gestionados por distintas entidades. La medida, que supondrá el recorte con carácter inmediato de un total de 27 plazas, pasando de 354 a 327, afectará a ocho centros, los cuales podrán reducir el número de educadores para atender a los menores ante las nuevas condiciones económicas que les impone la consejería. «Este nuevo recorte en políticas de protección de menores es una absoluta temeridad, ya que nos obliga a disminuir drásticamente los recursos materiales y humanos que son indispensables para la labor de protección de los menores», declaró ayer Teresa Pineda, directora de Prodiversa, ONG que gestionar un centro con 32 plazas en la capital y que la Junta quiere reducir a 26.

En el caso concreto de Prodiversa, que cuenta con 14 educadores en su centro de Cristo de la Epidemia, tendrá que reducirlo a nueve. «Pretenden que gestionemos un centro de protección con sólo dos educadores por turno para 26 menores. Vamos a volver a los orfanatos de hace dos siglos en los que dos personas llevaban un centro repleto de niños», denunció Pineda.

La Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en Málaga justificó la medida al señalar que desde hace ya varios años la política de la Consejería es promover el acogimiento en familia y por el significativo descenso de menores extranjeros no acompañados que están llegando al territorio, algo que dijo está reduciendo el índice de ocupación de los centros de protección.

Para la directora de Prodiversa, en cambio, no parece creíble que se necesiten menos plazas cuando hay más familias con problemas. Asimismo, para los educadores de este centro no es cierto que los menores en desamparo tengan más salidas a familias, teniendo en cuenta que el 90% de los acogimientos de los últimos 10 años han terminado en fracaso.

Las asociaciones afectadas tienen previsto reunirse el lunes para exigir a la Junta que rectifique y cumpla la normativa de protección de menores no disminuyendo la ratio de educadores y trabajadores como consecuencia de los recortes económicos.