La fruta malagueña busca donde crecer

El sector hortofrutícola de la provincia trabaja para afianzarse en Europa y sondea nuevos mercados extracomunitarios con el objetivo de incrementar las exportaciones

AGUSTÍN PELÁEZ

Aunque por cercanía geográfica el mercado natural de los productos hortofrutícolas malagueños son los países de la Unión Europea, cada vez más empresas comercializadoras del sector en la provincia, tanto grandes como mediadas y pequeñas, apuestan por llevar los productos que se cultivan en las huertas del Valle del Guadalhorce, Antequera o la comarca de la Axarquía a lugares más lejanos. Frutas como el aguacate, que es hoy por hoy el principal producto fresco del 'agro' malagueño en cuanto a exportación, se vende en mercados tan exóticos como Cabo Verde, Moldavia, Siberia o incluso Sudáfrica, aunque en tonelajes bastante más modestos que los que van a parar al mercado europeo. Las exportaciones a países como Marruecos o Sudáfrica se están incluso consolidando. En la campaña de 2012, con una producción aproximada de unos 45.000 toneladas de aguacates, se destinaron a la exportación un total de 30.000, de las que 28.000 tuvieron como destino los países de la Unión Europea y 2.000 otros países terceros, como Suiza, Sudáfrica o Noruega, mientras que el mercado nacional consumió en 2012 unas 10.000 toneladas de aguacate español.

Los datos del sector hortofrutícola de la provincia ponen de relieve que Europa es con diferencia el destino principal de nuestras frutas y verduras. «Es normal. Estamos muy cerca y nuestro productos llegan frescos a los mercados, en su justo momento de maduración, lo cual es una ventaja a la hora de competir con otros países productores mucho más lejanos que el nuestro», explica el joven empresario y director de Frutas Sigfrido, Sigfrido Molina, cuya firma ha conseguido facturar en sólo siete meses cuatro millones de euros vendiendo aguacates, mangos y hierbas aromáticas.

Entre enero y noviembre de 2013 el 86,6 por ciento del valor de las exportaciones hortofrutícolas de Málaga tuvieron como destino los países comunitarios con una cuantía de 160.765.000 euros, de un total de 185.517.000, según la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda).

«Pero esto no nos debe limitar a la hora de buscar otros destinos. Nuestras frutas y verduras son de gran calidad y eso es algo que debemos aprovechar», asegura Molina.

Nueva apuesta

Para la directora de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara Oficial de Comercio de Málaga y directora de Hutesa Agroalimentaria, María Paz Hurtado, cuya empresa puede presumir de exportar toda su producción fuera de nuestras fronteras, «Europa es ya un mercado consolidado para las empresas malagueñas de frutas y hortalizas, por lo que la apuesta debe ser afianzarse allí donde ya se está y conquistar otros nuevos como Estados Unidos y los países emergentes de África, aprovechando los momentos en los que estos carezcan de productos de campaña».

La búsqueda de nuevos destinos ha llevado esta semana a casi una veintena de empresas comercializadoras y productoras de la provincia, entre las que se encuentran Frutas Montosa, la cooperativa Trops, Tana y Serviagro 2.000, así como Reyes Gutiérrez o Frunet, a participar en la principal feria mundial de frutas y hortalizas frescas, Fruit Logística 2014 de Berlín, para sondear nuevos destinos.

«Aquí acuden clientes, cadenas de supermercados, mayoristas, distribuidores y profesionales de todo el mundo, y es una gran oportunidad para hacer operaciones comerciales o establecer contactos con esa finalidad», explica el gerente de Trops, Enrique Colilles, que como responsable comercial de la mayor cooperativa exportadora de aguacates y mangos malagueños ha logrado cerrar en la capital alemana compromisos de compra hasta 2015.

«En Europa se consumen más de 280.000 toneladas de aguacates y España sólo produce 42.000. Esto quiere decir que todo lo demás procede de terceros países. Si queremos ser un país productor cada vez más importante la apuesta debe ser incrementar la producción, apostar por explotaciones cada vez más tecnificadas e invertir en regadío y que las administraciones sean más rigurosas a la hora de aplicar la normativa de etiquetado para que no se comercialice fruta de otros países como aguacate de Málaga. Eso es algo que nos perjudica y las administraciones no deben hacer la vista gorda», declara Colilles.

Actualmente, Francia acapara la mayor parte de las exportaciones hortofrutícolas malagueñas en Europa con 70.785.000 euros, en torno al 38,1 por ciento de todas de las ventas en el exterior de frutas y hortalizas de la provincia; seguido de Alemania con 28.583.000 y un 15,4 por ciento. El tercer puesto está los Países Bajos, con 16.891.000 euros, y Reino Unido y Portugal, con 10,1 millones, respectivamente.

De los productos que se cultivan en las huertas de la provincia, desde las grandes extensiones de la comarca antequerana a las pequeñas explotaciones minifundistas de subtropicales de la Axarquía, el ranking de exportaciones lo acapara con diferencia el aguacate.

Aguacates y cítricos

Sólo entre enero y noviembre de 2013 las exportaciones de esta fruta tropical malagueña -Málaga acapara casi en su totalidad la producción nacional- han ascendido a 78.012.000 euros, lo que representa el 47,9 por ciento del total de frutas frescas y verduras de Málaga vendidas fuera de España. Le siguen a bastante distancia los cítricos (limones, naranjas , mandarinas y pomelos), con 20.267.000 euros y un incremento con relación al mismo periodo de 2012 del 41,2 por ciento.

El tercero de la lista es el mango, a pesar de que la última campaña se vio seriamente afectada por problemas meteorológicos, con 13.223.000 euros, y el tomate, con 7.957.000 euros, lo que representa un 40 por ciento más que el año anterior. Llama la atención, por el gran crecimiento experimentado en los primeros once meses de 2013, el sector de los melones y sandias frescas, con 7.630.000 euros y un crecimiento del 95 por ciento. Otro sector en crecimiento es el de cebollas, ajos y puerros, de gran implantación en la comarca de Antequera, cuyas exportaciones han ascendido a 3.422.000 euros, un 125 por ciento más que en 2012.

Para Hurtado, la hortofrutícultura malagueña es un sector con el futuro asegurado. «Lo que debe hacer es apostar por la innovación, en maquinaria y tecnología para ser más competitivos. A la vez que cuidar mucho la presentación, adaptándola a los gustos de cada mercado».

Según la consejera de Agricultura de la Junta de Andalucía, Elena Víboras, que ha estado acompañando a las empresas andaluzas y malagueñas en Fruit Logística , otro reto debe ser avanzar en la agroindustria, «con el objetivo de conseguir que el valor añadido de nuestros productos se quede en la comunidad andaluza, para lo cual vamos a trabajar muy estrechamente con las empresas del sector», algo en lo que coincide también la asociación agraria Asaja-Málaga al señalar que es algo que debe potenciarse.