Díaz pide al PSOE que se centre en las europeas porque son «la oportunidad para iniciar el cambio»

La presidenta se muestra satisfecha ante diputados y senadores socialistas de las simpatías que su propuesta de reactivar la construcción ha suscitado en el sector

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA.
La presidenta andaluza en su intervención ayer tarde ante diputados y senadores socialistas. :: J. M. Vidal. Efe/
La presidenta andaluza en su intervención ayer tarde ante diputados y senadores socialistas. :: J. M. Vidal. Efe

Susana Díaz tuvo ayer tarde un breve encuentro con los diputados y senadores del PSOE. Apenas media hora. Tiempo suficiente para darles instrucciones precisas: Díaz instó a su partido a no «perder ni un minuto» y a no «distraerse» con las primarias porque tiene una «responsabilidad tremenda», por supuesto la recuperación económica, pero también las elecciones europeas. «Nos jugamos mucho», dijo.

Para la dirigente de los socialistas andaluces los comicios de mayo son «la oportunidad para iniciar el cambio», es decir, para torcer la dinámica del PSOE, que pierde elecciones una tras otra desde las municipales de 2011, en el caso de Andalucía por primera vez tantas seguidas. Las europeas serán las primeras elecciones de Susana Díaz como líder regional, las que pueden fortalecer su liderazgo. Ha llegado a presidenta sin pasar por las urnas y aunque nadie duda de su vigor político, este se vería seriamente tocado si el PSOE no gana las europeas al menos en Andalucía.

Díaz insta a su partido a tomarse en serio estas elecciones, en las que por primera vez el Parlamento resultante podrá tener control sobre la Comisión Europea. «No es un torneo de verano, son unas elecciones fundamentales», enfatizó con doble sentido: para que la izquierda gane en Europa y para que su partido pueda remontar la racha de fracasos electorales.

Para ello, su receta es la de todos sus antecesores: «Cercanía» con la gente «que lo está pasando mal», hablar de sus problemas y aparcar los del partido, que no son otros que las primarias. Díaz insistió en que ahora no es el momento de abrir el debate. «Tendremos tiempo», dijo. Sin embargo, la secretaria general de los socialistas andaluces acompañó a Patxi López en un acto en San Sebastián el pasado sábado y mañana miércoles presentará a Emiliano García-Page en otro en Madrid. Los dos aspiran a ser candidatos.

Ante la interparlamentaria socialista, que coordina el malagueño Miguel Ángel Heredia, la presidenta de la Junta habló más de economía que de otra cosa, incluidas primarias y europeas. Díaz presumió de la aceptación que su propuesta para reactivar la construcción ha suscitado en el sector.

La Plataforma en Defensa del Sector de la Construcción calificó de «muy positiva» la iniciativa, aunque pide a la presidenta concreción y obra pública. Díaz insistió en que no permitirá la «especulación salvaje de nuestro patrimonio natural», citando otra vez la finca La Almoraima, que el Ministerio de Agricultura quiere vender. Pero subrayó que la crisis del ladrillo dejó a un 45% de trabajadores sin empleo. «Si no reactivamos el sector de la construcción, estamos diciendo a muchos ciudadanos que no van a trabajar», advirtió.

Dimisión en Madrid

El mensaje de Susana Díaz supone un giro de la política de la Junta de los últimos años y cuestiona los planes de ordenación del territorio. Entre los oyentes de la presidenta estaban sus antecesores, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, diputado y senador, respectivamente.

Díaz, que puso otra vez en evidencia la ausencia de líder en la oposición, utilizó la dimisión del consejero de Sanidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, tras tumbar el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) su proyecto de privatización, para defender que en Andalucía se apostara por un modelo distinto, sin privatizaciones, «público, universal, de calidad, puntero y moderno». La presidenta no hizo referencia esta vez a la caótica situación de las urgencias, que promete arreglar con más contratos.