Salvador Urdiales Pérez: «Tenemos que apostar por cultivos más rentables que generen riqueza»

El nuevo regidor dice que no decidirá si se presenta como candidato del PSOE hasta ver la respuesta de los vecinos a su gestión

AGUSTÍN PELÁEZ APELAEZ@DIARIOSUR.ESALFARNATE.
El alcalde de Alfarnate, Salvador Urdiales Pérez. :: E. Cabezas/
El alcalde de Alfarnate, Salvador Urdiales Pérez. :: E. Cabezas

Salvador Urdiales fue elegido alcalde de Alfarnate el pasado 7 de diciembre tras la renuncia al cargo por amor de su compañero de partido, José María Ruiz Lizana. Tras poco más de un mes al frente del Ayuntamiento, Urdiales confiesa que nunca pensó que un día terminaría siendo elegido alcalde y que decidirá si encabeza la lista del PSOE como candidato en las próximas elecciones municipales cuando vea el resultado de la gestión al frente del Consistorio y la aceptación por parte de los vecinos. Como nuevo regidor dice que su principal preocupación es el paro que sufre la población, que está llevando a los más jóvenes a abandonar el pueblo, por lo que reclama de las administraciones que no se olviden de los municipios pequeños.

-Usted no es nuevo en el Ayuntamiento, aunque si en la Alcaldía.

- Así es. Formo parte de la corporación desde 2003. En aquella primera legislatura lo hice como concejal en la oposición, y posteriormente como miembro del equipo de gobierno y edil delegado de Agricultura y Medio Ambiente hasta mi elección como alcalde el pasado 7 de diciembre.

-¿Ha cambiado mucho su vida desde que se produjera su elección como alcalde?

-Un poco, porque acostumbrado a estar siempre en el campo -soy perito agrícola y empresario-, pues quiera o no quiera tengo que acudir todos los días al Ayuntamiento.

-¿Le absorbe mucho el cargo?

-Pensaba que iba a ser menos, pero sí que absorbe. Exige mucho tiempo. Cuando no hay que ir a firmar documentos, hay que ir a Málaga o a cualquier otro lugar para buscar ayudas para el pueblo, o asistir a reuniones.

-¿Pensó algunas vez que terminaría siendo elegido alcalde?

- En absoluto. Además confieso que me daba pánico sólo de pensarlo.

-¿Y eso por qué?

- Porque nunca he querido estar en primera línea de la política. Ahora sin embargo la cosa es diferente. Ya me he hecho a la idea y reconozco que me gusta cuando veo que las gestiones que se llevan a acabo comienzan a dar resultado y se pueden hacer cosas por el pueblo.

-¿Cómo se ve el Ayuntamiento desde la Alcaldía?

-Se ve bien. No hay grandes deudas y hay proyectos. Tenemos para ir tirando. No estamos muy apurados.

-¿Tiene intención de presentarse como candidato a la Alcaldía en las próximas elecciones municipales?

-Quiero ver cómo le va al pueblo y cómo me va este año y medio que queda de legislatura. Por lo pronto veo a la gente muy contenta. Al menos, eso es lo que me dicen y creo que la mayoría lo dice de verdad. De todos modos, va a depender de lo que suceda este año y medio. Si la cosa va bien y la gente está contenta, me presentaré, pero si por el contrario veo que la gente se me pone en contra no lo haré. Pienso que haré bien las cosas, pero no se puede ir por delante de los acontecimientos. Ahora me siento bien y dispuesto.

-¿Qué proyectos quiere llevar a cabo en lo que resta de legislatura?

-Terminar lo que está en marcha, en concreto dos calles del pueblo en las que estamos cambiando las infraestructuras y las conducciones de fibrocemento. Quedaría otra calle más y hacer cosillas entre las que se encuentra la construcción de nichos en el cementerio, renovar el colector de la depuradora para acabar con las averías, reparar el tejado del Ayuntamiento, la cubierta del polideportivo y algunos carriles.

-¿Qué es lo que más le preocupa?

-El paro, porque aunque ahora hay mucha gente que está trabajando en la recogida de la aceituna, la realidad es que la campaña dura muy poco porque no hay grandes extensiones de olivo en el municipio. La gente va a trabajar a otros pueblos, pero una vez acabada la campaña del olivar, no hay otra cosa. Ahora tenemos un taller de empleo en el que sólo podrán participar 10 personas.

-¿Qué pasos dará para paliar esa situación de falta de trabajo?

-Mi deseo es promocionar la puesta en funcionamiento de nuevos cultivos más rentables como cerezos, caquis, trufas e incluso azafrán, además de granjas ecológicas y incluso de caracoles. El problema es la inversión que se necesita para que después no salga bien. Cualquier nuevo cultivo necesita siempre varios años y comprendo que la gente no quiera arriesgar lo poco que tiene en algo que no sabe si va a funcionar. De todos modos, estoy convencido de que hay que apostar por cultivos más rentables para generar riqueza.

-¿Piensa que su municipio tiene futuro?

-Creo que tenemos una ubicación estupenda. Estamos a un tiro de piedra de Granada y de la Costa del Sol. Aquí en el verano no hace calor. En pleno mes de agosto tenemos que echarnos una sabana por lo alto, algo impensable en otros sitios. Con esto quiero decir que estoy convencido de que tenemos un gran potencial turístico que hay que explotar.

-¿Qué le pide a las administraciones públicas?

-Que miren más por los pueblos chiquitos, porque de lo contrario terminaremos despoblados. Cada vez son más las personas que no pueden tirar y se ven obligadas a dejar el municipio para buscar oportunidades laborales fuera. Las administraciones públicas no pueden olvidarse de los pueblos pequeños.