Susana Díaz se reunirá mañana con las organizaciones agrarias tras el recorte de fondos

LALIA GLEZ.-SANTIAGOSEVILLA.

Crece la indignación en la Junta de Andalucía por los resultados del reparto de los fondos de la Política Agrícola Común (PAC) y la presidenta Susana Díaz ha anunciado que se reunirá mañana viernes con los representantes de las organizaciones agrarias para estudiar el impacto del recorte, calculado en 418 millones de euros. En el debate extraordinario celebrado ayer en el Parlamento andaluz, Díaz calificó de «desastroso» e «inaceptable» el reparto y afirmó que 280.00 agricultores van a salir perjudicados. Pidió a todos los grupos parlamentarios que rechacen la medida y anunció que tratará el tema con el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, con quien se reunirá la próxima semana en Bruselas.

Para explicar el controvertido reparto viajó ayer hasta Sevilla la secretaria general de Agricultura, Isabel García Tejerina, que defendió la postura oficial del ministro Arias Cañete: aunque reconoce que Andalucía va a perder unos 210 millones, el Gobierno ha beneficiado a la comunidad, porque ha evitado que perdiera hasta 400 por la aplicación de lo que considera criterios objetivos de reparto. Explicó que Andalucía había sido muy beneficiada en la PAC anterior, cuando pasó de tener un 17% de fondos a un 26,5%, a costa de los fondos de otras comunidades, y que las demás autonomías se opusieron en esta ocasión a que la posición se consolidara.

Por otra parte, la secretaria general rechazó que Andalucía pierda 160 millones en las ayudas acopladas destinadas a los sectores con dificultades, como sostiene la Junta.