De dibujar en los manteles a crear a Pedrita Parker

Estefanía Martínez Diseñadora e ilustradora

MARINA MARTÍNEZMÁLAGA
De dibujar en los manteles a crear a Pedrita Parker

Reconoce que tiene una «verdadera necesidad de comunicar y conectar con otras personas». Su destino estaba ahí. De pequeña tenía su propia mesa en el comedor llena de lápices y rotuladores, y se entretenía dibujando en los manteles. Escribía cuentos y hacía dibujos que luego colocaba con chinchetas en una pared en el bar de sus padres y se los vendía a los clientes a veinte duros.

Estefanía Martínez pintó al óleo hasta los 18 años y luego lo dejó porque creía que nunca sería más que una afición. Entonces estudió Periodismo, luego trabajó como fotógrafa, locutora y editora, se fue a EE UU, donde estuvo enseñando diseño y animación y obtuvo un Máster en Arte y Medios de Comunicación. En septiembre presentó su tesis para ser doctora en Comunicación y Música. Poco a poco, ha ido así engrosando el currículum a golpe de exposiciones -tanto a nivel nacional como internacional-, trabajos de diseño gráfico, fotoperiodismo, docencia o periodismo musical. A Estefanía Martínez le apasiona la comunicación, y ha encontrado en la ilustración no solo una manera de conjugarlo todo, sino también una forma única de contar historias. «Podría decirse que he cerrado el círculo y vuelvo a ser esa niña de seis años que dibuja lo que le pasa, aunque un poco más crecidita y más gamberra», reconoce esta divertida, alegre y optimista joven que se considera «muy malagueña».

Desde 2005 tiene su propio blog. Lo abrió en Estados Unidos. De hecho, fue lo primero que hizo cuando llegó. Durante casi cuatro años estuvo relatando su experiencia en una especie de cuaderno de bitácora. Al volver a España, a finales de 2010, consideró que era algo imprescindible. Así que no se lo pensó, compró un dominio y se embarcó de manera profesional en Pedrita Parker. En este proyecto (pedritaparker.com) lleva totalmente volcada desde la pasada primavera.

Inspirándose en su superhéroe preferido, Spiderman, creó su propia marca, Pedrita Parker. Le resultaba divertida esa dualidad entre el famoso personaje y el fotógrafo Peter Parker, «tan propia de los cómics donde puedes ponerte una máscara y convertirte en alguien completamente distinto». Y eso mismo hizo ella: bautizarse como Pedrita Parker, en principio con el único objetivo de separar su vida académica de la de diseñadora e ilustradora. Con el apoyo de los que le rodean y su perseverancia, al final, la convirtió en protagonista de su vida profesional.

Un «chute de buen rollo»

Esta enamorada de la estética retro cree que detrás de una buena imagen siempre hay una buena historia. Y eso es lo que busca en su web. Tanto asesorar a personas que necesiten mejorar la imagen de marca de su empresa como a aquellos que quieran hacer un regalo único. «Intento ser auténtica, divertirme haciendo lo que me gusta, ser yo y no traicionarme», asegura Martínez, a la que algunos califican como «un chute de buen rollo». Sus ilustraciones de la Reina Pecas lo demuestran. No es lo único que tiene entre manos. Recientemente ha ganado un premio en el Congreso Illustratour de Valladolid promocionado por Egmont y la agencia de ilustración Plum Pudding. Consistía en un mes de asesoramiento para preparar su portafolio internacional y promocionarse fuera.

«Trabajar con Mark Mills, que es el director de la agencia, está siendo una experiencia increíble y espero que de ella surjan nuevos proyectos el próximo año a nivel internacional en el ámbito de la ilustración infantil», advierte la malagueña, que también asesora a algunas empresas locales en temas de márketing, comunicación y diseño para potenciar su marca, y también como ilustradora freelance para varias agencias nacionales.

Pero fiel a su espíritu emprendedor, además ha abierto su tienda 'on line', donde también recibe encargos de invitaciones de boda y retratos personalizados. Sin olvidar la web que ha creado para que su pueblo, Benajarafe, sea visible en la Red. Eso, en su tiempo libre. Porque es capaz de compaginar muchas cosas Estefanía Martínez. Para ella, todas igual de apasionantes. Y lo transmite. No la pierdan de vista.