Un negocio terrorífico

La noche del 31 de octubre se transforma en una de las más importantes en cuanto a actividad económica en la provincia. Las numerosas opciones de este año para la noche de Halloween implican a tiendas, bares y lugares de ocio

IVÁN GELIBTER EN TWITTER: @IVANGELIBTERMÁLAGA.
Un niño muestra una máscara a las puertas de una concurrida tienda de disfraces. :: Yhasmina García/
Un niño muestra una máscara a las puertas de una concurrida tienda de disfraces. :: Yhasmina García

Bécquer ya hablaba de ella en su 'Monte de las ánimas', pero lo cierto es que hasta hace pocos años, la noche de Halloween en nuestro país pasaba sin pena ni gloria. Aunque el romántico sevillano consiguiera aterrorizar al lector con el deambular de las almas en pena, los eventos y festejos de la noche del 31 de octubre en Málaga tienen más que ver con el ocio y las salidas nocturnas que con aquello que implica el día en el santoral.

Desde los colegios de Primaria -que cada año son más los que se apuntan a realizar fiestas de disfraces- hasta cementerios como el Inglés, que abre sus puertas, y pasando por los bares de copas -que hacen su 'octubre' en solo una noche- las opciones son muchas y muy variadas, aunque eso sí, siempre con sangre y algo de látex.

De los distritos a las 'raves'

Lo que sí se está evidenciando cada año es la amplia proliferación de diversas propuestas para pasar la noche del 31 de la manera más original. El Museo Interactivo de la Música (MIMMA), por ejemplo, propone un 'altar de los muertos', mientras que la Concepción organiza una 'visita guiada terrorífica', en la que aseguran que se podrá tomar «crema de calabaza y empanada de ojos de sapo con dientes de mocita vieja». Tras este cóctel de dudoso sabor, un 'resucitado' Robert Boyd relatará sus últimos momentos junto a Torrijos en un Cementerio Inglés que abrirá sus puertas como cada año para que sus ilustres habitantes nos cuenten el porqué de sus presencias en este emblemático lugar. Hasta el museo Alborania sacará a pasear al kraken y los tiburones «por oscuros pasillos», previo pago de cuatro euros.

Como emulando al Eric de Gastón Leroux -más tarde convertido en Fantasma de la Ópera por Andrew Lloyd Webber-, el teatro Alameda ofrece escenificar, por seis euros, la historia de la niña Cecilia y de su institutriz a través de las entrañas del edificio de la calle Córdoba, aunque desde allí aseguran que no está recomendado para menores de 16 años. Para los que también deseen hacer unas compras 'de miedo', el barrio de la Malagueta acogerá el Festy Market de Halloween en la calle Cervantes, con su mercadillo con 'glamour' y actuaciones musicales, que se prolongará hasta el día uno.

Los distritos de la capital no han querido este año quedarse fuera, y han colocado sus propias calabazas en forma de actos y eventos varios. En Ciudad Jardín, en el parque de la Alegría, habrá un pasaje del terror y concursos de disfraces desde las 21.00 horas, y en Teatinos se celebrarán tres fiestas desde la misma hora, en la avenida Plutarco, la calle Franz Kafka y en la asociación de vecinos Cortijo Alto. En cuanto a la 'marcha' nocturna, los bares de copas del centro se ambientarán con actores, efectos especiales y proyecciones de películas de terror. Uno de los planes más alternativos son las fiestas denominadas 'raves', que se realizan en sitios lejos de los núcleos urbanos y cuya localización no se conoce hasta el mismo día, siendo la convocatoria 'de boca en boca' para que no se masifique.

El resto de la provincia también quiere rendir homenaje a los muertos este año. En 'Maroween' (Nerja), se podrán ver pasacalles y decoración mientras se saborean boniatos asados -que no calabazas-, y en Rincón de la Victoria se instalará un 'photocall' de la familia Adams. En Vélez se intentará recuperar la tradición de contar historias de miedo mediante la 'noche de los espantos', mientras que Benalmádena, en su museo Felipe Orlando, se montará también un altar de los muertos. Selwo, Tivoli, el Delfinario y el Teleférico también caracterizarán sus instalaciones con la temática de Halloween. En Marbella se podrá acampar para rememorar la fiesta del Tostón, consistente en reunirse con amigos y asar castañas durante todo el día. Pese a ello, el glamour no abandona la ciudad, y será el hotel Don Carlos el que organizará una fiesta con el 'truco o trato' como tema principal.

Brujas y dráculas

Para Juan Rodríguez, encargado de la tienda Carrasquilla, «es imposible saber qué tanto por ciento más vendemos estos días, pero más del triple seguro». Y es que últimamente ya no se trata sólo de una capa o una escoba, sino que, «la gente viene buscando cosas como maquillaje, látex o sangre, porque en estos años se ha venido dando más importancia a esta noche y se intenta tener el mejor disfraz». Aunque las tendencias hablan de nuevos atuendos como la calavera mexicana o el zombie estilo 'The walking dead', Rodríguez piensa que «en su gran mayoría, los hombres se disfrazan de Drácula y las mujeres de bruja».

Además de los jóvenes de menos de treinta años -que son los que poblan, por ejemplo, el Centro Histórico por la noche- en el perfil de aquellos que deciden por unas horas disfrazarse se hallan profesores y maestros de los colegios, así como sus alumnos, camareros de restaurantes, bares y discotecas, animadores, cuentacuentos... En definitiva, una amplia masa social que ha heredado una costumbre americana que amenaza con quedarse como tradición adquirida.

Los templarios y el castillo de Alcudiel, imágenes de Bécquer, quedan lejos de todo esto, pero lo seguro es que él hubiera encontrado algún sitio en el que divertirse contando su historia más terrorífica.