Desalojan un edificio en Vélez por un incendio que pudo causar un niño con un mechero

Como consecuencia del suceso tuvieron que ser atendidos el padre con quemaduras en un brazo, así como la madre y el menor por ansiedad e inhalación de humo

AGUSTÍN PELÁEZVÉLEZ-MÁLAGA.
El fuego ha causado importantes destrozos en la vivienda, situada junto al cuartel de la Guardia Civil. ::
                             SUR/
El fuego ha causado importantes destrozos en la vivienda, situada junto al cuartel de la Guardia Civil. :: SUR

Un edificio de cuatro plantas, situado en la calle Amapola de Vélez-Málaga, tuvo que ser desalojado ayer como consecuencia de un incendio en una de las viviendas que, al parecer, pudo haber sido causado por un niño de tres años al prender el sofá cuando jugaba con un mechero, según indicó Policía Local al 112.

El suceso se produjo sobre la 9.30 horas, momento en el que los vecinos del bloque, que está ubicado junto al cuartel de la Guardia Civil de la ciudad, avisaron de que había un incendio en la segunda planta del edificio. Hasta el lugar del suceso se desplazaron en primer lugar efectivos de la Guardia Civil, así como bomberos, efectivos de la Policía Local y Nacional y servicios sanitarios. Fue la Guardia Civil la que al escuchar los gritos de los vecinos acudió de inmediato al inmueble procediendo al desalojo completo del mismo como medida preventiva.

«Cuando llegué al edificio sobre las 9.30 horas ya olía a humo, pero pensé que era de alguna colilla que había caído por la rejilla del ascensor. Sin embargo, cuando ya estaba en mi casa, en la cuarta planta, con mi familia, empezamos a oír gritos y nos alarmamos. Al bajar vimos al padre del niño y algunos vecinos intentando apagar el fuego con extintores, pero había tanto humo que les resultó imposible. Además, al salir al rellano para respirar, la puerta de la casa se cerró», relató Amed, vecino de la cuarta planta.

Según Policía Local y Policía Nacional, del testimonio recabado a los vecinos del inmueble sobre el origen del incendio se desprende que pudo ser niño de tres años propietario de la casa siniestrada en que pudo haber prendido fuego al sofá con un mechero, extendiéndose de manera inmediata al resto de la casa. Nos obstante, ninguno de los dos cuerpos de Seguridad dan por hecha que esta pudiera ser la causa.

Aunque el padre del menor intentó apagar el fuego, no pudo hacerlo, a pesar de contar con el apoyo de varios vecinos que acudieron con extintores, ya que las llamas se habían propagado y había tanto humo en el interior que era imposible respirar. Pese a que los bomberos acudieron con tres unidades, incluido el coche escala, el fuego ha destrozado el piso en su integridad debido al humo y a las calorías generadas en el interior.

Reme, que es vecina de la planta en la que se produjo el fuego, se enteró el incendio cuando se encontraba trabajando. «Me llamaron para contarme lo que estaba pasando y me vine de inmediato. Cuando llegue todo el mundo estaba comentando que había sido el niño con un mechero», señaló.

Como consecuencia del suceso, tanto el padre del menor como su pareja y el propio niño tuvieron que ser trasladados al Hospital Comarcal de la Axarquía por una ambulancia del 061 para ser atendidos, el primero, al presentar quemaduras en el brazo izquierdo y en dos dedos de la mano derecha; la segunda, por una crisis de ansiedad, y el menor, por inhalación de humo.

Según el centro hospitalario, los tres fueron dados de alta sobre las 14 horas tras ser atendidos en el área de Urgencias y Pediatría.

Los vecinos del edificio pudieron regresar a sus casas pasadas las 11 horas, una vez que los bomberos lograron extinguir el fuego y airear el inmueble, donde se acumuló gran cantidad de humo.