Una constructora tira parte del Acueducto de San Telmo durante el derribo de un edificio

Las máquinas echaron abajo unos cinco metros del monumento para acceder al inmueble a demoler por una parcela trasera

JESÚS HINOJOSAMÁLAGA.
Agentes de la Guardia Civil observan la zona en la que se ha demolido un tramo de acueducto ::  SUR/
Agentes de la Guardia Civil observan la zona en la que se ha demolido un tramo de acueducto :: SUR

Los restos del Acueducto de San Telmo, considerado como la obra de ingeniería hidráulica más importante del siglo XVIII en España, vuelven a sufrir una agresión. Este canal que se construyó para solucionar los problemas de abastecimiento de agua de la capital permanece en gran parte oculto tras edificaciones y, pese a que está registrado como un Bien de Interés Cultural, a menudo suele sufrir agresiones posiblemente por desconocimiento de su importancia y catalogación.

Es el caso de lo sucedido esta semana en el trazado del acueducto que discurre por el interior de la manzana delimitada por la calle Eduardo Domínguez Ávila y la Alameda de Capuchinos, en el barrio de este nombre. La obra de demolición de un edificio clausurado situado en el número 6 de la calle Eduardo Domínguez Ávila ha provocado la desaparición de unos cinco metros de acueducto, hecho que ha sido denunciando ante la Guardia Civil y la Delegación de Cultura por Javier Aguilar, presidente de la Asociación de Amigos del Acueducto de San Telmo y guarda del monumento.

Según explicó, la constructora que ha llevado a cabo la demolición, para acceder al inmueble a derribar, lo hizo por un solar trasero existente en el número 9 de la Alameda de Capuchinos. «Para que pudieran llegar las excavadoras hasta el edificio, han echado abajo un trozo del acueducto de unos cinco metros», explicó Aguilar, quien apuntó que, tras sus denuncias y la visita de agentes de la Policía Local y la Guardia Civil, la constructora se dio prisa en terminar la demolición del edificio lo antes posible por miedo a que se la paralizaran.

«La orden de paralización está dada, pero falta el documento que la recoja, por lo que lo más probable es que cuando llegue ya haya finalizado el derribo del edificio», señaló el guarda del monumento. «No obstante, el daño como tal ya está hecho al haberse demolido el tramo de cinco metros de acueducto», añadió.

Igualmente, informó de que existe un informe de la empresa Arqueosur para la Gerencia Municipal de Urbanismo en el que vienen recogidas las indicaciones para preservar este BIC en los números 4 y 6 de la calle Eduardo Domínguez Ávila. «En el caso del número 4 sí tuvieron mucho cuidado con los restos cuando construyeron el edificio. Lástima que en este caso no haya sucedido lo mismo», apostilló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos