La Policía china atribuye el ataque a la enfermera malagueña a un «indigente borracho»

La Oficina de Información de Asuntos Diplomáticos considera que este tipo de agresiones en el país asiático son aisladas El agresor está encarcelado y será acusado de intento de asesinato

AGUSTÍN PELÁEZMÁLAGA.
Irene Simón deberá permanecer aún  ingresada antes de poder regresar a España. ::  SUR/
Irene Simón deberá permanecer aún ingresada antes de poder regresar a España. :: SUR

El presunto autor de la agresión sufrida por la mujer del empresario malagueño Mariano Gil Barroso, la enfermera Irene Simón Donaire, fue un «indigente chino borracho». Al menos, así lo aseguró ayer el marido de la víctima, que permanece ingresada en estado grave, aunque recuperándose día a día, después de hablar con la policía encargada de investigar el suceso. Gil, que es propietario entre otras empresas de Marasia Group, que se dedica a la importación a nuestro país de todo tipo de productos fabricados en el gigante asiático, el presunto agresor portaba un cuchillo de grandes dimensiones. Sólo su hoja medía más de 30 centímetros y llegó en metro y borracho al aeropuerto de Guangzhou, el segundo más importante de China en número de vuelos.

«La policía nos ha dicho que el agresor ha recuperado la consciencia, que se encuentra detenido y encarcelado desde el primer día, y que será acusado de intento de asesinato», declaró ayer el empresario malagueño.

Según Gil, los investigadores sostienen que no se trata de un ataque premeditado, sino de un incidente casual y que le tocó «a mi mujer igual que le podía haber tocado a cualquier otra persona. De hecho, desconocen las causas de la agresión. No saben por qué lo ha hecho. Sólo tienen conocimiento de que se trata de un vagabundo que llevaba entre un año y año y medio viviendo en Guangzhou».

Ataque fortuito

Al parecer fue al caer por una de las escaleras de aeropuerto al intentar huir tras perpetrar el ataque cuando el agresor se cayó quedando inconsciente y en estado comatoso. «Me han insistido en que ha sido algo fortuito», declaró el empresario, que calificó a la provincia de Cantón, que es como también se conoce en España, como muy segura. «El gobierno chino es muy estricto con los temas de seguridad, de ahí que la ciudad sea tan segura. Que recuerde, en todos los años que llevo trabajando en este país, nunca se había producido nada igual», señaló el propio Mariano Gil.

La Oficina de Información de Asuntos Diplomáticos del Ministerio de Asuntos Exteriores calificó ayer el ataque sufrido el pasado lunes en el aeropuerto d e Guangzhou de por esta ciudadana española de «hecho aislado».

Asimismo indicaron no tener conocimiento de sucesos similares, por lo que aseguraron que no se trata de algo habitual. No obstante, la Oficina recomendó a cualquier persona interesada en viajar a este u otro país que lean las recomendaciones que elabora la Dirección General de Españoles en el Exterior, Asuntos Consulares y Migratorios. En el caso de China y en materia de seguridad, el Ministerio califica al país como «bastante seguro», aunque en las zonas concurridas hay que tomar precauciones para evitar robos de documentación, tarjetas de crédito y dinero.