Pacientes coronarios del Clínico participan en un ensayo con células madre

El centro hospitalario forma parte de un avanzado proyecto a nivel andaluz que busca recuperar los músculos afectados por una miocardiopatía

SURMÁLAGA.
El ensayo del Clínico trabaja con células madre de médula ósea. ::
                             SUR/
El ensayo del Clínico trabaja con células madre de médula ósea. :: SUR

El hospital Clínico Virgen de la Victoria de Málaga participa en un ensayo a nivel andaluz con células madre para recuperar músculos afectados por una miocardiopatía dilatada idiomática en pacientes coronarios. Se trata de un proyecto que ya se encuentra en la fase III del proceso, es decir, que se está verificando la eficacia del tratamiento justo antes de pasar a su registro y autorización. En Andalucía, de los 22 ensayos clínicos con células madre existentes solo tres han llegado hasta esta fase tan avanzada, según explicó ayer la consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero.

En total, 51 pacientes que sufren una insuficiencia cardíaca en los hospitales Clínico de Málaga; Reina Sofía de Córdoba; Valme de Sevilla; y Puerta del Mar de Cádiz participarán en este proyecto que podría beneficiar a 3.000 andaluces que viven actualmente con esta patología. En estos enfermos, el músculo no se contrae porque ha perdido alguna de las células que tienen la capacidad de contraerse y se han sustituido por otras que no la tienen, lo que genera un mal funcionamiento del corazón.

Con la administración en el corazón de las células de médula ósea se espera que facilite la reconstrucción de la zona muscular perdida para que recupere, en parte, su capacidad de contraerse. A todos los pacientes se les realizará un cateterismo en el que se les administrará, a 34 de ellos las células y a los otros 17 pacientes un preparado sin células (placebo). Cuando finalice el ensayo clínico, que tendrá una duración global de tres años, los pacientes que hayan recibido el placebo podrán ser tratados con sus células que previamente habían sido congeladas.

La puesta en marcha de un ensayo clínico fase III requiere que el medicamento haya superado ensayos clínicos fase I y II. Son ensayos clínicos fase I aquellos en los que se aplica por primera vez un nuevo tratamiento o medicamento a humanos, una vez realizados los estudios animales previos. Estos ensayos fase I, que se realizan sobre un número muy reducido de sujetos, exploran fundamentalmente la seguridad del tratamiento. En los ensayos fase II, se estudia la mejor pauta de administración del tratamiento, aportando mayor evidencia sobre su seguridad y posible eficacia del tratamiento.

Investigaciones punteras

Andalucía registra uno de cada cuatro de los ensayos clínicos en terapia celular promovidos en el marco del Sistema Nacional de Salud y es la única Comunidad Autónoma que cuenta con una estrategia específica para este tipo de investigaciones, según destacó María Jesús Montero. Estos trabajos, según indicó, se llevan a cabo con terapias celulares que han de ser preparadas en las conocidas como 'salas blancas'.

En cuanto a los otros dos tratamientos en la fase III, el primero se está llevando a cabo en el hospital Reina Sofía de Córdoba, que puso en marcha el primer ensayo clínico en Andalucía en terapia celular hace más de diez años. Se trata de un ensayo clínico que busca tratamiento para la isquemia crítica en miembros inferiores en pacientes diabéticos y cuenta con la participación de entre 200 y 300 pacientes. Concretamente, se ensayará con células mononucleadas autólogas -del propio paciente- de médula ósea para mejorar la circulación sanguínea de enfermos diabéticos que padecen esta complicación.

Por último, el tercer ensayo desarrollado en tierras andaluzas en su última fase busca tratamiento para la oclusión coronaria crónica de pacientes en los que se ha conseguido la revascularización de las arterias coronarias pero que siguen presentando una insuficiencia cardiaca. Se desarrollará durante los próximos tres años en 66 pacientes del hospital Reina Sofía de Córdoba.

Por otro lado, el Clínico también desarrolla un programa de rehabilitación cardíaca especializada en su nuevo gimnasio que ha beneficiado a 250 pacientes desde que se puso en marcha en el año 2010. Esta actividad ha permitido triplicar la capacidad de este hospital en la rehabilitación cardíaca en pacientes de medio y alto riesgo coronario. Las instalaciones han posibilitado, además, «mejorar los niveles de calidad, accesibilidad, seguridad y confort en este tipo de atención especializada», según indicaron fuentes de la Junta de Andalucía. El inicio de la actividad asistencial del nuevo gimnasio de rehabilitación cardíaca coincide con la celebración del décimo aniversario de esta unidad, desde que comenzara a prestar asistencia especializada de forma pionera en un hospital público de Andalucía. A lo largo de esta última década, la Junta calcula que más de un millar de pacientes se han beneficiado de los programas de rehabilitación.