Felipe Orlando renace con su obra

El autor, que falleció en Benalmádena en 2001, retrata la realidad de Cuba en los años 30, un desfile de personajes rendidos a la situación de un país en estado de postración La editorial malagueña EDA rescata la novela 'El perro petrificado' 40 años después

ROCÍO G. RUBIOMÁLAGA.
Felipe Orlando dirigió el Museo de Arte Precolombino de Benalmádena ::
                             SUR/
Felipe Orlando dirigió el Museo de Arte Precolombino de Benalmádena :: SUR

Un viaje en el tiempo y en el espacio. Un viaje por pueblos de Cuba para desembocar en La Habana. Transportarse a 1933 y recorrer los años principales de una historia llena de vaivenes, de luchas, de ideas y enfrentamientos entre el pueblo. El Golpe de Estado o la Revuelta de los sargentos, la oposición de los estudiantes o cómo llegar a una constitución. Conocer aquellos días del general Fulgencio Batista con la intención de deponer de la presidencia a Ramón Grau San Martín. Es 'El perro petrificado', una novela publicada en 1973 en Las Palmas de Gran Canaria y en 1985 en La Habana. Premios y reconocimiento que cayeron en el olvido hasta que, en 2011, la editorial malagueña EDA libros se reencontró con la obra, que se reeditó a mediados de 2013, con el fin de recordar la calidad literaria de Felipe Orlando (Tenosique, México, 1911; Benalmádena, 2001).

'El perro petrificado' es la historia de cómo un protagonista se aleja para evitar actividades subversivas y una descripción de un país en estado de postración y de miseria. Una realidad que provoca un desfile de personajes fantasmagóricos, etéreos, rendidos a la situación de un país que se muestra, página tras página, palabra por palabra, ante los ojos del espectador con exactitud. Un desfile de características comunes de la época que dan vida a los personajes de la novela.

Se trata de una apuesta fiel por el escritor, por la calidad estilística. «No sabes qué acogida le dará el público pero apuestas por la calidad literaria de la obra», explica Paco Torres, su editor que adelanta, además, que se publicarán otras obras de este autor, como es 'Inversamente el sueño', inédita en España aunque editada anteriormente en México en 1972, pero ya descatalogada.

Felipe Orlando, mexicano, artista contemporáneo con una trayectoria por la que se cruzaron grandes artistas como Emilio Prados, Frida Kahlo o Pau Casals. Orlando, con obras de arte que lo llevaron a ocupar un lugar muy destacado dentro de la vanguardia histórica criolla, desde la que fue evolucionando, con el paso del tiempo, hasta la abstracción y consiguiendo, con sus últimos cuadros, 'Noches en la Alhambra' y 'Presentimiento', de los años 90, estar a la altura de las principales obras de arte contemporáneas de occidente.

No fue tanta su repercusión como escritor pero sí su calidad, mostrando su dominio y su facilidad para la fábula, influenciado por García Márquez o Kafka. Su estrecha vinculación con Málaga le relacionó con artistas como Elena Laverón o Enrique Brinkmann, que mantienen aún viva su admiración por el artista.

De él dijeron que tenía magia. Que su obra sólo era el producto de un talento genial y que, además, era producto de inclusiones pero nunca de rechazos ni repeticiones, siempre exigiendo más. Manuel Altolaguirre hablaba de Orlando con admiración. También de su arte, del que aseguraba que «la trama esquelética, esquemática de su arte, es tan débil, tan delicada como la voz de un niño».

Esta relación con Málaga no sólo desembocó en su gente sino que, además, le llevó a dirigir el Museo de Arte Precolombino de Benalmádena, que ahora lleva su nombre, desde 1970 hasta su muerte, en 2001, siendo éste el segundo más importante del país y al que donó una importante colección particular de arte con un valor incalculable.

Además de la aquí protagonista y la ya mencionada 'Inversamente el sueño', de su producción literaria destacan las novelas 'Leonorilda eleva el pensamiento a las alturas ', por la que recibió el Premio Nacional de Novela Nezahualcóyotl además dos libros de relatos: 'Dos gardenias para Carabela 'escrita en 1973 en Las Palmas de Gran Canaria y 'El dulce nombre de la tarde ', de 1975, en México.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos