Preocupación en el sector pesquero por el avance en los trámites de las prospecciones

El Ministerio de Industria somete a información pública el estudio de impacto medioambiental como paso previo a la autorización definitiva

EUGENIO CABEZASVÉLEZ-MÁLAGA.
Pescadores en Caleta de Vélez. ::                             E. C./
Pescadores en Caleta de Vélez. :: E. C.

La posibilidad de que en los próximos meses se realicen prospecciones para determinar si hay bolsas de gas y/o petróleo en el mar de Alborán no solo despierta el rechazo de los alcaldes y dirigentes políticos de todos los partidos en la provincia, sino que los pescadores también miran con «gran preocupación» el avance en los trámites administrativos que supervisa el Ministerio de Industria.

Así, la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el pasado 10 de julio, de los estudios de impacto medioambiental de los trabajos sísmicos de prospección en busca de gas natural que pretende llevar a cabo la compañía canadiense CNWL Oil, han vuelto a poner en alerta a las cofradías de pescadores de la provincia. El patrón mayor del puerto de la Caleta de Vélez, José Luis Guerrero, ha mostrado su rechazo a los estudios, que están aún pendientes de la autorización definitiva, «ya que supondrían la ruina del sector en la Costa del Sol oriental», manifestó.

Guerrero ha explicado que, de llevarse a cabo finalmente las prospecciones de gas y/o petróleo, la actividad de los pescadores se reduciría en un cincuenta por ciento en el litoral situado frente a los municipios de Torrox y Nerja. Así, ha mostrado sus dudas acerca de la posibilidad planteada por la compañía multinacional de compensar económicamente al sector, tal y como se recoge en el documento de impacto medioambiental, que tiene ahora un plazo de 30 días hábiles para presentar alegaciones.

El patrón mayor ha criticado «el silencio con el que se están llevando a cabo» los trámites administrativos para autorizar la labor de las empresas petroleras y gasísticas, y ha asegurado que las prospecciones se realizarán «muy cerca de la costa, por lo que afectarán más» al sector.

En este sentido, ha informado de que la operación para la búsqueda de gas y petróleo se ejecuta mediante burbujas de aire comprimido que dan lugar a detonaciones submarinas de hasta 250 decibelios, «y que tienen un impacto negativo directo sobre la flora y la fauna», manifestó. «Esas explosiones desorientan a los cetáceos, hacen desaparecer a los pescados pelágicos, como la sardina, el boquerón o el jurel; y dan lugar a malformaciones en los pescados demersales, como el rape o el besugo, según los estudios universitarios a los que hemos tenido acceso», precisa el patrón mayor.

La flota pesquera malagueña, compuesta por 170 barcos, cuatrocientos trabajadores y 109 armadores, tendría que hacer frente a un paro de al menos un mes por el cierre del caladero mientras se prolongasen las pruebas, y esperar hasta un año para la regeneración de la zona.

A 17 kilómetros de Motril

En el caso de que el Gobierno autorice esta primera fase, los trabajos consistirán en realizar una campaña de datos sísmicos en tres dimensiones en un área de 1.189 kilómetros cuadrados con el objetivo de determinar la estructura geológica del subsuelo marino y su potencial en recursos de gas natural. La localización exacta de la superficie objeto del estudio se enmarca en pleno mar de Alborán, a varios kilómetros al sureste del puerto de Málaga y a 17 kilómetros al sur de del puerto de Motril (Granada).

Según la empresa, el conocimiento del subsuelo marino es vital para la investigación que se desarrolla y confía en que con estos datos se pueda determinar la existencia de gas. Los datos geológicos permitirán, además, conocer y estudiar otra información de índole oceanográfica como los riesgos de ruptura de taludes submarinos, focos de sismicidad y fallas activas en el Mar de Alborán.

Por su parte, la organización ecologista Greenpeace ha pedido que se paralicen las prospecciones de petróleo y de gas en el Mar de Alborán, que afecta a las zonas comprendidas entre Mijas (Málaga) y Adra (Almería), y ha abogado por las energías renovables, al tiempo que han anunciado que presentarán alegaciones.