El profesor de Arqueología Medieval de la UMA Manuel Acién muere a los 63 años durante un viaje a Brasil

Este arqueólogo, que dirigió las excavaciones de la plaza de la Marina y la Alcazaba, falleció de forma repentina de un aneurisma en la aorta

SUSANA ZAMORAMÁLAGA.
Manuel Acién Almansa, tras intervenir en una ponencia. :: SUR/
Manuel Acién Almansa, tras intervenir en una ponencia. :: SUR

«Gracias por haber sido el mejor padre, el mejor amigo, el mejor consejero, mi guía y mi referencia en la vida». Con esta dedicatoria en su perfil personal de Facebook, la hija de Manuel Acién Almansa dejaba constancia del fallecimiento de este reconocido arqueólogo el pasado lunes. Profesor titular de Arqueología Medieval en la Universidad de Málaga (UMA), Almansa tenía 63 años cuando un «aneurisma en la aorta» le produjo la muerte de forma repentina durante un viaje familiar a Brasil».

Le acompañaba su esposa, María Antonia Martínez Núñez, también profesora de esta universidad y directora del departamento de Filología griega, estudios árabes, lingüística y documentación. «Hasta allí se habían desplazado para visitar a un hijo», aseguró ayer el decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UMA, Sebastián Fernández, consternado con la noticia y sin acabar de creerse que el próximo curso ya no podrán impartir conjuntamente la asignatura 'Al Andalus: Historia y Arqueología', tal y como habían acordado hace tan solo unas semanas cuando el departamento de Arqueología e Historia Medieval se reunió para estudiar la distribución de la docencia el próximo curso y al que ambos pertenecían.

Fernández, que fue alumno de Manuel Acién, lo recuerda como un hombre «afable, muy sensato y algo tímido» y del que guarda en su memoria la grata experiencia que compartieron en las excavaciones que llevaron a cabo en Bezmiliana (Rincón de la Victoria). «Estaba muy orgulloso de haber hallado allí una pequeña mezquita en la parte baja del castillo».

Estudioso del Al Andalus

Desde su Almería natal, Manuel Acién llegó a la Universidad de Málaga en 1977, donde años después se doctoraría con la tesis 'Ronda y su serranía en tiempos de los Reyes Católicos'. Estudió todos las épocas de dominación islámica en la provincia desde la desintegración del estado visigodo hasta la expulsión de los moriscos. Su especialización en epigrafía, cerámica y arquitectura del Al Andalus, además de su labor comprometida le llevó a ser un referente profesional. Dirigió las excavaciones arqueológicas del aparcamiento de la plaza de la Marina y trabajó junto al arquitecto Rafael Martín Delgado en la restauración de la Alcazaba de Málaga. Además, colaboraba con el consejo asesor de Medina Azahara y era el representante andaluz en la Asociación de Arqueología Medieval Española.

El decano de Letras lamentaba la pérdida de este profesional y la «desgraciada racha» que sufre el departamento, ya que hace tan solo un año otra compañera, María Teresa López Beltrán, falleció de un infarto. Tras los trámites pertinentes, el cuerpo de Manuel Acién será trasladado a Málaga, según confirmó Fernández.

Fotos

Vídeos