Una mujer en trámites de separación mata a su marido durante una riña en El Palo

El cadáver del hombre, de 68 años y natural de Madrid, fue hallado junto a su esposa, que fue trasladada al Hospital Civil con heridas leves

IVÁN GELIBTERMÁLAGA.

La conocida barriada malagueña de El Palo vivió ayer al mediodía una gran conmoción cuando efectivos de las policías Local y Nacional se desplegaron junto a dos ambulancias en plena carretera de Almería, cercana las 'cuatro esquinas'.

Juan Manuel M. murió ayer apuñalado, presuntamente a manos de su mujer, con la que estaba en trámites de separación, en el transcurso de una pelea en una vivienda de esta barriada. En esta disputa, según algunas fuentes relacionadas con el proceso de divorcio, también resultó herida la mujer. Los cortes halladas en sus muñecas podrían haber sido provocados, para algunos miembros de la investigación, por ella misma.

Los hechos ocurrieron en torno a la una de la tarde, cuando la vecina de enfrente de la residencia del matrimonio escuchó su timbre. Tras abrir la puerta, la inquilina encontró a la mujer con las manos y la cara llenas de sangre y en un evidente estado de nerviosismo. Tras intentar clamarla, esta vecina de El Palo procedió a llamar al número de emergencias 112 para que fueran al edificio.

Al lugar de los hechos acudieron una patrulla de la Policía Local y una de la Policía Nacional, que encontraron la puerta de la vivienda abierta. Al acceder dentro del inmueble, encontraron a la mujer en el interior junto al cuerpo de su marido, ambos cubiertos enteramente de sangre. Según fuentes cercanas al caso, el cadáver fue hallado tumbado sobre un cuchillo en la entrada del salón de la vivienda que ambos compartían. Además también se apreciaban, en una primera revisión ocular, otras dos heridas en ambos costados del cuerpo del varón.

La ambulancia procedió a trasladarla al Hospital Civil en estado grave, aunque al cierre de esta edición, y según fuentes de la oficina del 061, su estado era «leve salvo complicaciones». A tenor de las heridas registradas, las pesquisas policiales sugieren que fue ella misma quien se las hizo, aunque no descartan por el momento que fueran una consecuencia de la pelea.

Según fuentes cercanas a los hechos, la pareja, natural de Madrid pero residente en Málaga desde hace al menos siete años, estaba en trámites de separación, incluso ya cerca de firmar el divorcio. Sin embargo, vecinos consultados por SUR afirman que ambos seguían conviviendo juntos en la residencia del barrio paleño, al menos hasta ayer. Según Teresa, que vive en el mismo edificio, la víctima le comentó hace pocos días que «bajara un poco la voz por las noches» porque la acústica del edificio no le dejaba dormir, por lo que entiende que Juan Manuel M., de 68 años, residía allí con su esposa.

Asimismo, Saray y Sandra, vecinas de El Palo, afirmaron: «Ayer mismo les vimos en el supermercado de esta misma calle», lo que refuerza la teoría de que, aunque la separación estaba cercana a ser un hecho consumado, no habían cesado la convivencia.

La llegada de los familiares

Esta pareja de jubilados, pese a llevar más de un lustro viviendo en la zona Este de la capital, no se caracterizaba por tener estrechas relaciones con el resto de miembros de su comunidad de vecinos o de la zona cercana a las 'cuatro esquinas', pero tanto para Teresa como para Javier, también inquilinos del edificio, «se trataba de un matrimonio que nunca se peleaba, pero se comunicaba poco con el resto de nosotros».

Tras la intervención de la Policía, y dado el revuelo generado en la zona (se llegó a cortar uno de los tres carriles de la carretera), se personó en el lugar de los hechos la hija de ambos, que al enterarse de lo ocurrido tuvo una crisis nerviosa y tuvo que ser ayudada por la misma vecina que efectuó la primera llamada al 112. La hija de la pareja no quiso, dada la tensa situación que había vivido durante toda la mañana, hacer ningún tipo de declaración a los medios de comunicación.

Investigación

Los especialistas del Grupo de Homicidios de la Comisaría Provincial de Málaga se han hecho cargo ya de la investigación con la colaboración de la Brigada de la Policía Científica, que llevó a cabo una inspección ocular en el lugar de los hechos para intentar esclarecer la naturaleza de los acontecimientos acaecidos en el interior de la vivienda. Mientras esperan a la recuperación de la mujer de la víctima para poder tomarle declaración, el cadáver ha sido trasladado al Instituto de Medicina Legal (IML), donde se le practicará la autopsia para determinar las causas del fallecimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos