Los quiosqueros protestarán el lunes en el Ayuntamiento por la subida «abusiva» de tasas

El colectivo asegura estar «asfixiado» por la caída de ventas, el incremento de impuestos por el nuevo callejero fiscal y la competencia desleal

SUSANA ZAMORAMÁLAGA.

Han decidido poner pie en pared en una situación que ya consideran insostenible, pero antes de optar por una huelga, la Asociación de Vendedores de Prensa y Revistas de Málaga y Provincia (Akima) quiere denunciar la situación de «asfixia» económica por la que están pasando. Una crisis económica galopante, con una caída de las ventas de hasta un 60 por ciento; las fuertes inversiones realizadas en máquinas expendedoras de tabaco, tal y como les obliga la ley, con la correspondiente licencia para poder venderlo, y la competencia desleal que en su opinión representan los establecimientos chinos, ofreciendo productos que no están autorizados vender son los principales factores que, según su presidente, Jerónimo Núñez están acabando con el negocio.

Pero lo que, sin duda, ha venido a agravar aún más la situación han sido los cambios introducidos en el callejero fiscal y que para algunos quiosqueros supone un incremento de hasta 400 euros en su recibo del año. Para Núñez, todos estos argumentos son más que suficientes para convocar a todo el colectivo a la lectura del manifiesto que se realizará este próximo lunes en la puerta del Ayuntamiento, a las 16.30 horas, coincidiendo con la celebración ese día del pleno municipal.

La capital cuenta en la actualidad con cerca de 430 quioscos (800 en la provincia) después de que en los últimos dos años hayan tenido que cerrar 30 de ellos. Una situación especialmente dramática para este colectivo, «porque además tenemos la desgracia añadida de que si cerramos, como somos autónomos, no nos queda ni paro. En este país, ser autónomo es lo más desgraciado que hay», lamenta Núñez.

Reunión

El presidente de Akima confía en que puedan celebrar pronto la reunión que han solicitado a la concejala del área de Promoción Empresarial y Empleo del Ayuntamiento para exponerle su «dramática» situación. «De lo que estamos seguros es que no vamos a pagar esta subida, porque o se mantienen las tasas que tenemos o nos tendremos que ver obligados a cerrar». Para Núñez, este es el horizonte «irremediable» que se abre a partir de ahora y «solo pedimos al Ayuntamiento un paréntesis en la aplicación de las nuevas tasas de ocupación de vía pública», afirma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos