Churriana lleva diez años esperando la construcción de un polideportivo

Los vecinos denuncian que son el único distrito sin pistas deportivas cubiertas y piden un esfuerzo al Ayuntamiento

JUAN SOTOMÁLAGA.
Operarios municipales han adecentado el terreno con motivo de la feria de San Isidro. ::
                             J. S. T./
Operarios municipales han adecentado el terreno con motivo de la feria de San Isidro. :: J. S. T.

Churriana quiere ponerse en forma. Los vecinos de la barriada llevan diez años esperando la construcción de un polideportivo cubierto que les permita hacer deporte sin salir del distrito. Hace una década, el Consistorio prometió una instalación deportiva con piscina en la zona de Espeñuelas, junto al actual centro de salud, pero a fecha de hoy, de aquella iniciativa solo sigue el solar.

El Ayuntamiento llegó a presentar el proyecto en el año 2009, planteó un recinto con una piscina cubierta de 25 por 12 metros en una parcela situada en la calle Rigoberta Menchú, pero finalmente se deshecho porque no hubo ninguna empresa privada interesada en realizar el proyecto y en llevar su posterior mantenimiento. Técnicos municipales incluso llegaron a instalar una valla promocional en el solar, pero varios años después la quitaron por la fuerte presión vecinal.

Inmaculada Viñolo, responsable de la asociación Arcursbes, sostiene que «los vecinos no son ciudadanos de segunda y no se van a conformar sin polideportivo porque no lo quiera hacer una empresa privada». A su juicio, «si no hay interés privado, debe acometerlo el Ayuntamiento porque el deporte es salud».

Esta propietaria de la zona lamenta que «más de una generación se ha quedado sin hacer deporte por falta de instalaciones» y que las actuales deben desplazarse hasta otros distritos para moverse un poco. «Mi hija, por no ir más lejos, tiene que ir hasta Huelin con todo lo que ello supone», afirma.

Mientras se llega a una solución satisfactoria, el solar lleva meses abandonado y lleno de matojos. Solo dos porterías recuerdan que su uso provisional iba a ser un campo de fútbol, aunque hasta hace dos semanas los matojos superaban un metro de altura.

«Ahora lo han adecentando un poco porque es la feria, pero es un campo impracticable que solo lo usan los dueños de perros para que hagan sus necesidades», recuerda Mercedes Sola. Este vecina es aún más dura al afirmar que «nunca ha habido un deseo real de que Churriana tenga un polideportivo cubierto para los residentes».

Solar abandonado

El mal estado del terreno ha hecho interesarse por el tema al grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento. El concejal socialista Sergio Brenes acudió hace dos semanas a la zona para reunirse con vecinos y ver qué medidas se pueden tomar. «El solar no se está utilizando y el lavado de cara que le están dando no servirá porque los matojos volverán a crecer si no se lo toman en serio».

Dada las dificultades económicas actuales, otros vecinos apuestan por acondicionar el solar aunque se posponga la construcción del recinto cubierto algún tiempo más. Salvador Ruiz reconoce que la piscina «es fundamental para la barriada y se necesita más que cualquier otra cosa», pero cree que mientras se acometen los trabajos «se podría habilitar el recinto para jugar el fútbol o para que hagan actividades las personas más mayores». Pese a la crisis, está convencido de que «con interés se podrían encontrar soluciones viables».

Fotos

Vídeos