Arrancan la estatua de Pablo Ruiz Picasso de la Plaza de la Merced

Una patrulla de la Policía Local encontró la figura, que no presenta daños, en otro banco situado a unos 50 metros de su emplazamiento habitual

J. CANO MÁLAGA.
El director de la Casa Natal, José María Luna, toma una foto del banco vacío. ::
                             ANTONIO SALAS/
El director de la Casa Natal, José María Luna, toma una foto del banco vacío. :: ANTONIO SALAS

Los malagueños que ayer por la mañana se acercaron hasta la Plaza de la Merced para disfrutar del primer domingo soleado de la primavera se encontraron con la ingrata sorpresa de que uno de sus personajes más ilustres no estaba en su banco habitual. La estatua del genial pintor Pablo Ruiz Picasso fue arrancada la noche del pasado sábado en un acto de vandalismo.

Una patrulla de la Policía Local fue quien encontró la figura, sobre las ocho de la mañana, sentada en otro banco situado a unos 50 metros de su emplazamiento habitual. Hasta el lugar se desplazó un furgón policial que la trasladó a la Jefatura central de la Policía Local, en la avenida de la Rosaleda, a la que acudieron varios técnicos municipales para comprobar si presentaba daños.

Estas primeras inspecciones revelaron que, por suerte, la imagen no sufría desperfectos. Por ello, está previsto que hoy mismo la escultura de Pablo Ruiz Picasso vuelva a colocarse en su lugar original, eso sí, con una mejora de los sistemas de anclaje, según confirmaba ayer el concejal de Cultura de Málaga, Damián Caneda.

La Policía Local ha abierto una investigación para intentar localizar a los responsables, aunque se sospecha que este acto vandálico lo ha debido perpetrar un grupo numeroso de personas, ya que la figura tiene unas dimensiones y un peso considerables.

Por el momento, no hay pistas sobre la autoría dado que no se han localizado testigos que pudieran presenciar lo ocurrido y la zona no cuenta con cámaras de videovigilancia. En este sentido, el Ayuntamiento de Málaga recordó que la céntrica plaza de La Merced no cuenta con este sistema de seguridad porque, aunque así estaba previsto en el plan municipal presentado en 2009, finalmente fue rechazado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

La escultura, obra de Francisco López Hernández, está realizada en bronce y representa al artista malagueño sentado en un banco de mármol, con un cuaderno y un lápiz. Muchos son los turistas que inmortalizan su paso por la ciudad haciéndose una foto junto a la imagen de Picasso en la plaza que lo acogió cuando apenas era un niño y muy cerca de la casa en la que nació.

No es la primera vez

Cabe destacar que no es la primera vez que la emblemática escultura es víctima de un acto vandálico. Hasta en dos ocasiones ha sufrido agresiones. La primera lo despojaron del lápiz que tiene en una de sus manos y le dañaron varios dedos. La figura permaneció varios meses mutilada hasta que fue finalmente restaurada. Poco duró la escultura en perfectas condiciones, ya que los vándalos volvieron a hacer de las suyas y de nuevo le dañaron la misma pieza.

Este tercer ataque que sufre la estatua de Picasso se convirtió ayer en tema de conversación -y motivo de indignación- para las decenas de personas que se percataron del vacío en el banco. Los primeros fueron los vecinos, que muy temprano se desayunaban con la inusual estampa. Uno de los que estuvo en la zona tomando fotos fue precisamente el director de la Fundación Picasso-Casa Natal, José María Luna, cuya institución está justo frente a la estatua agredida.