El escritor en el que se fijó Lucía Etxebarria

El también bloguero, que colabora con la autora valenciana, hilvana ocho historias muy diversas a través del hilo de la superación personal El malagueño Víctor Manuel Ruiz se gana a público y crítica con su libro de relatos 'La confianza en el freno motor'

MARINA MARTÍNEZMÁLAGA.
Ruiz, durante la presentación en la librería Luces. ::
                             SUR/
Ruiz, durante la presentación en la librería Luces. :: SUR

Fue un profesor el que animó a Víctor Manuel Ruiz a escribir. Y así lo lleva haciendo desde los 18 años. Aunque no ha hecho de ello su profesión, ha conseguido compaginarlo con su trabajo como consultor o en favor de la reinserción laboral... Y con un blog con el que se ha ganado cierta fama: noespaisparagordos-talla52.blogspot.com.es. El nombre lo dice todo. Se le encendió la bombilla el día en el que entró a una tienda de ropa y vio que la talla XL no era precisamente XL. Entonces, decidió alzar la voz contra el canon de belleza y el «desprecio» hacia aquellos que se salen de la media. «En vez de pedir la hoja de reclamaciones, creé un blog», recuerda este malagueño que solo busca «meter caña de forma divertida y amena».

Gracias a ello conoció a Lucía Etxebarria. Las redes sociales se lo pusieron en bandeja. Hoy la relación no solo se mantiene, sino que se ha estrechado. A la escritora valenciana le gustó el blog de Ruiz y le fichó como colaborador de 'AllegraMag', la revista digital de la que forma parte Etxebarria. Ya han sido varios artículos los que ha publicado el malagueño. Pero no contento con eso, ahora acaba de adentrarse en el mundo editorial. Al fin y al cabo, la trayectoria ya la tenía. Solo ha tenido que reunir algunas de las historias que ya tenía escritas. Y hasta con sentido. Ha seleccionado ocho, y todas hilvanadas por un hilo común: la superación personal.

El resultado es 'La confianza en el freno motor' (Stonewall), un libro de relatos que en poco más de un mes de andadura ya va por la segunda edición y que presentaba hace unos días en la librería Luces. Pronto también lo hará en Madrid, Barcelona y Sevilla. «Muy contento» por la acogida, casi no lo cree. No las tenía todas consigo lejos de las grandes capitales literarias.

Simplemente le dejó el manuscrito a un amigo, y éste lo hizo llegar a manos del editor de Stonewall. No lo pensó y apostó por Ruiz, del que destaca su «prosa cuidada y envolvente». Pero con un toque diferente. Porque al malagueño le interesa especialmente situar sus relatos en un ambiente histórico. En otras épocas. Y en situaciones muy diferentes: desde la encrucijada de un esclavo sediento de venganza en plena revolución rusa al dilema de un hombre que se descubre heterosexual cuando quizás es demasiado tarde o un abogado de provincias con ganas de asumir su futuro sin presiones familiares. Especialmente curiosa es la historia del hijo de un charro mexicano. Es una persona con nombre y apellidos que Víctor Manuel Ruiz conoció a través de Facebook. Le hizo un retrato a partir de una fotografía y el malagueño, a cambio, le regaló un relato basado en su vida. Aunque no menos curiosa es la historia en la que el escritor se adentra en el tema de la homosexualidad en la tercera edad vista desde la experiencia de quien se encuentra en un geriátrico.

Por tanto, relatos muy heterogéneos escritos en los últimos diez años, pero con un denominador común: el de las personas que se enfrentan a momentos clave de sus vidas. «Maltrato mucho a mis personajes», reconoce Ruiz, al que hasta ahora la falta de tiempo le ha impedido terminar una novela que tiene entre manos. De momento, se queda con el relato.

Fotos

Vídeos