Devuelven a Marruecos a 21 inmigrantes que entraron en «vehículos kamikazes»

Barkani anuncia que ha ordenado intensificar la seguridad en los puestos fronterizos de Farhana y de Beni-Enzar para frenar este tipo de entradas

SURMELILLA .
Se habilitarán vallas de contención, se colocarán barreras y se aumentará el número de efectivos policiales. ::
                             SUR/
Se habilitarán vallas de contención, se colocarán barreras y se aumentará el número de efectivos policiales. :: SUR

Veintiún inmigrantes de origen subsahariano han sido devueltos a Marruecos después de que entraran a Melilla de manera violenta a bordo de dos vehículos «kamikazes» que se saltaron los controles policiales y que causaron daños en los puestos fronterizos.

Según informó ayer el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, la devolución de estas personas es fruto de la colaboración entre España y Marruecos a partir del acuerdo entre ambos países firmado en 1992, pero que entró en vigor en diciembre de 2012 tras ser publicado en el Boletín Oficial del Estado.

El popular confirmó también que ha ordenado intensificar la seguridad en los puestos de Farhana y Beni-Enzar para hacer frente a la inmigración ilegal, una inmigración que parece que en las últimas semanas está experimentado nuevas formas de acceso a la ciudad como la citada anteriormente. Al objeto de evitar la entrada a toda velocidad de vehículos con ilegales a bordo, se van a habilitar vallas de contención, se colocarán barreras en los pasos de salida y entrada y se aumentará a 23 el número de efectivos de la Brigada de Respuesta contra la Inmigración Clandestina.

Tal y como dijo Barkani, estas medidas se mantendrán hasta que sea necesario. El delegado es consciente de que estas actuaciones podrán ocasionar algunos problemas en la frontera generando más colas de las habituales. No obstante, entiende que los melillenses serán comprensivos y dijo que, aunque uno de sus objetivos es conseguir una frontera más fluida, ante este tipo de situaciones hay que «anteponer la seguridad de las personas».

Sobre aquellas voces que instan a la Delegación a colocar una serie de pivotes que impidan la entrada o salida de vehículos por la frontera, Barkani aclaró que, al estar soterrados, cuando llueva puede darse una serie de problemas en el funcionamiento. Por eso, se plantea una alternativa similar como la de instalar una serie de barreras provisionales, colocadas en zig zag, para obstaculizar la entrada de los coches.

El delegado del Gobierno cree, además, que «se hace necesario replantear la consideración que se otorga a quienes llegan violentando la frontera, utilizando la fuerza o prestándose a situaciones de chantaje humanitario que favorezcan el negocio de las mafias».

Al hilo de lo expuesto, el popular hizo alusión a la petición de los sindicatos de policías de dar un estatus especial a los agentes que prestan servicio en la frontera por el peligro al que están expuestos. Barkani ratificó su compromiso para mejorar sus condiciones de trabajo pero entiende que no es algo que se consiga de un día para otro.

Así las cosas, el delegado del Gobierno aprovechó para reiterar la necesidad de que la Unión Europea medie al respecto.

Recordó también que la inmigración ha centrado varias reuniones internacionales que se han mantenido con otros países y recalcó que el objetivo de todos y cada uno de estos encuentros es conseguir que la inmigración no sea vista por la sociedad como un problema sino como un fenómeno con el que impulsar el desarrollo social d y económico.