Bancosol negocia con supermercados y hoteles para evitar que tiren 1.500 toneladas de comida

Propone un plan para aprovechar mejor los excedentes en el que también integrará a productores y restaurantes

AMANDA SALAZAR ASALAZAR@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Más de 50.000 malagueños se benefician del reparto de comida que realiza Bancosol en toda la provincia. :: SUR/
Más de 50.000 malagueños se benefician del reparto de comida que realiza Bancosol en toda la provincia. :: SUR

La Gran Recogida celebrada en Málaga en el mes de noviembre fue solo el principio. Ante el aumento sin precedentes de la demanda de familias que no tienen recursos para llevar un plato a la mesa, los Bancos de Alimentos españoles han mostrado una respuesta solidaria desconocida hasta la fecha.

En Málaga, Bancosol también se ha propuesto no solo dar apoyo a los hogares afectados sino implicar a toda la sociedad. Ahora, Bancosol busca la ayuda de las empresas de la provincia para evitar que se tiren a la basura los excedentes de comida. Según calculan, con una óptima utilización de los recursos, Bancosol podría duplicar el reparto de alimentos proveniente del sector privado, que actualmente supone 1.500 toneladas de comida -el 30% del total que reparten al año-, hasta llegar a las 3.000 toneladas.

Según pudo saber este periódico, representantes de la Federación de Bancos de Alimentos -en la que se encuentra Bancosol- han suscrito con la Asociación de Fabricantes y Distribuidores de España (AECOC) un proyecto de colaboración para reducir los excedentes alimentarios del sector privado y optimizar su uso.

Este plan está destinado a todo el sector alimentario: producción, industria de transformación, distribución a través de cadenas de supermercados, restaurantes y hoteles. Así lo explica Nuria de Pedraza, directora de comunicaciones de AECOC, quien señala que esta propuesta de eficiencia -al que en poco tiempo se han suscrito ya 139 grandes empresas de toda España- tiene dos funciones. Por un lado, mejorar la eficacia de las empresas, sus procesos logísticos y comerciales para evitar que produzcan más alimentos que los que realmente se demandan.

Transformación

Por otra parte, continúa De Pedraza, «asumiendo que siempre se van a generar excedentes», mejorar la red para su utilización. «Su primer destino pueden ser los Bancos de Alimentos, pero hay muchas otras posibilidades como emplearlo para generar alimentación para animales, hacer mermeladas y zumos que tienen una caducidad más elevada, o la revalorización de productos como abonos», dice.

Según explica el presidente de Bancosol, Javier Peña, Bancosol reunirá el próximo día 19 de febrero en Málaga a los principales representantes del sector empresarial de la provincia y a los gestores de los Bancos de Alimentos andaluces en un encuentro con responsables de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores de España (AECOC), que cuenta con 25.000 asociados en todo el país. El objetivo de este encuentro será el de presentar el proyecto y conseguir compromisos para sumar esfuerzos. «Nunca deberíamos desperdiciar comida, pero en tiempos de crisis menos que nunca», señala Peña quien señala que espera que la sociedad malagueña dé un paso más en el aprovechamiento de los alimentos.