La provincia ya tiene más población inactiva que ocupada

N. T.MÁLAGA

La crisis más grave y prolongada que se recuerda en España ha provocado una situación antinatural en Málaga: que haya ya más población inactiva (es decir, que ni tiene empleo ni lo busca) que trabajando. El equilibrio se rompió en 2012, cuando la cifra de inactivos (560.300) rebasó a la de ocupados (504.900).

El Instituto Nacional de Estadística agrupa dentro del colectivo de inactivos a pensionistas, estudiantes, personas dedicadas a las labores del hogar y en situación de incapacidad permanente, entre otras. En realidad se trata de un cajón de sastre que engloba a toda la población mayor de 16 años que ni tiene trabajo ni lo busca. Dentro de esta miscelánea, el grupo que más ha crecido en el último año en la provincia ha sido el de pensionistas, que alcanza ya los 272.900 miembros. Un aumento que puede deberse tanto al envejecimiento de la población como a la crisis, al haber trabajadores que se ven forzados a adelantar su jubilación ante la perspectiva de quedarse en paro.

Si a los 560.000 malagueños inactivos se le suman los 275.400 parados, se hace evidente que la población mayor de 16 años que no trabaja casi duplica a la que sí lo hace en la provincia. Como media, por cada malagueño con empleo hay 1,6 que no trabaja, según se desprende de la última edición de la Encuesta de Población Activa.