Málaga destruye más empleo que nunca

2012 fue el año en el que más gente dejó de trabajar por el aumento del paro y las jubilaciones La provincia cierra el ejercicio con 39.300 puestos de trabajo menos y un 35,2% de su población en situación de desempleo

NURIA TRIGUERO NTRIGUERO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.

El año 2012 pasará a la historia como el más negro para el empleo en Málaga. Nunca antes (al menos desde que hay registros estadísticos) se destruyeron tantos puestos de trabajo en un solo año en la provincia: 39.300. Así lo confirmó ayer la última Encuesta de Población Activa (EPA), que refleja esta caída récord del número de trabajadores en activo durante el año pasado. La escalada del paro y el aumento de pensionistas están detrás de este desplome, que deja la cifra de ocupados en la provincia en 504.900, la más baja desde 2004.

Pero la EPA del cuarto trimestre de 2012 deja más récords negativos. Para empezar, el de parados: en la provincia ya son 275.400, la cifra más alta registrada nunca, que eleva la tasa de desempleo hasta el 35,29% de la población activa. Este porcentaje es también históricamente alto, aunque se queda por debajo de la media andaluza (35,86%). Y es que en la comparativa regional, Málaga es la segunda provincia con menos desempleo en proporción a su población activa, después de Sevilla. En Cádiz, por ejemplo, la tasa ha rebasado ya el 40%.

La escalada del paro se recrudeció el año pasado, sumando 23.700 personas más a la ya larga lista de desocupados en Málaga. Especialmente malo fue el cuarto trimestre, que se saldó con 12.500 desempleados más. Esta cifra representa el 68% de todos los nuevos parados en Andalucía. En términos absolutos, Málaga es la cuarta provincia española con mayor número de desocupados según la EPA, después de Barcelona, Valencia y Sevilla.

Por sexos y sectores

Por sexos, la destrucción de empleo castigó más al masculino en el cuarto trimestre de 2012, con un aumento de 9.800 desempleados frente a las 2.600 mujeres que se sumaron a la cola del paro. Sin embargo, en el conjunto del año el colectivo femenino es el que ha sufrido más, con 12.300 paradas más frente a los 11.400 hombres. Con todo, la tasa de paro masculina sigue siendo superior a la de las féminas: 37,14% 'versus' 33,26%.

Por sectores, el de los servicios es el que perdió más puestos de trabajo, tanto entre el tercer y cuarto trimestre de 2012 (22.700) como en el conjunto del año (19.900). Le sigue la construcción, que en los doce últimos meses destruyó 12.600 empleos (a pesar de que en la recta final del año su evolución no ha sido tan negativa). La industria y la agricultura muestran un ajuste más moderado, con 2.000 y 4.900 ocupados menos.

El otro ingrediente para la pérdida de puestos de trabajo fue el aumento de la población inactiva. La EPA revela que a finales de 2012 había en la provincia 560.300 personas mayores de 16 años que ni trabajaban ni se declaraban en paro, 27.000 más que a finales de 2011. Y el responsable de este fuerte crecimiento es el colectivo de pensionistas, que recibió a 40.400 nuevos miembros el año pasado. En cambio, otros grupos englobados dentro de la población inactiva, como el de estudiantes o amas de casa, redujeron su número. En conjunto, la población activa se redujo en 15.600 personas.

La gravedad de estos datos llevó ayer a los sindicatos a acusar una vez más al Gobierno de estar echando más leña al fuego de la destrucción de empleo con sus medidas. «Las reformas laborales, la contención del déficit, las políticas de recortes y la pérdida de derechos de todo tipo que está promoviendo este Gobierno sólo están teniendo un efecto reconocible: más paro, más pobreza y más desigualdad», afirmó la secretaria de Empleo y Acción Sindical de UGT Málaga, María Auxiliadora Jiménez.