El presidente de la Mancomunidad Oriental defiende el papel del ente

El popular Óscar Medina destaca las actuaciones en materia de formación, empleo, infraestructuras y promoción turística

E. CABEZASVÉLEZ-MÁLAGA.

En pleno debate sobre la reforma de las administraciones públicas y la posible supresión de las mancomunidades, el presidente de este organismo en la Costa del Sol-Axarquía, Óscar Medina (PP), realizó ayer un balance del año 2012 de la institución, un periodo «que ha estado lleno de apuestas e impulsos por la comarca y los axárquicos, donde la ilusión, el esfuerzo y la promoción y desarrollo de nuestra tierra han estado presentes en el día a día de este organismo». Así, el responsable del ente mancomunado consideró que los balances son «siempre ejercicios positivos» porque «permiten ver dónde hemos fallado, qué hemos mejorado y qué queda por hacer». Es por ello por lo que destacó que en el último ejercicio «hemos demostrado que otra forma de hacer las cosas es posible».

«Ha sido un año difícil, lleno de ajustes, esfuerzo y austeridad», consideró a la vez que añadió: «Eso no ha sido motivo para cruzarnos de brazos y esperar a que pasase el temporal por sí solo». De hecho, dijo que cuando llegó al cargo «quedaba mucho por hacer» y que, por ello, «nuestra implicación y trabajo por cohesionar la comarca y por conseguir elevarla al máximo nivel ha sido nuestra bandera todo este tiempo».

En cuanto a los aspectos más reseñables, Medina destacó que «si algo ha caracterizado nuestra gestión es que, durante todo este tiempo, hemos estado en la calle, al pie del cañón, escuchando los problemas de los vecinos y de los alcaldes, sea cual fuere su color político», matizó.