Almayate arma el belén

Doscientos vecinos de la pedanía veleña representan hoy por undécimo año el Nacimiento de Jesús

EUGENIO CABEZAS EUGENIOCABEZAS@GMAIL.COMVÉLEZ-MÁLAGA.
La primera función de esta undécima edición tuvo lugar en la tarde de ayer. :: E. C./
La primera función de esta undécima edición tuvo lugar en la tarde de ayer. :: E. C.

Emilio Vida, mecánico de 30 años, y su mujer, Desiré Mateo, educadora en una guardería, de 31 años, estaban «nerviosos» minutos antes de que comenzara la función, pues no en vano, tras diez años participando con distintos papeles, este año eran los grandes protagonistas del Belén Viviente de Almayate, una representación musical y teatral del Nacimiento de Jesucristo, que por undécimo año consecutivo llevan a cabo cerca de 200 vecinos de esta pedanía veleña.

«David, el chico que llevaba desde el primer año haciendo de San José junto a su pareja, Tania, está lesionado de una mano, y no ha podido participar este año, así que Francisco Alba nos lo planteó y aceptamos encantados», confesó Vida, ante la mirada de su mujer, quien explicó que el Niño Jesús es encarnado este año por su sobrina, Cristina, de cuatro meses. «Nos hubiera gustado que lo hiciera nuestro hijo, Emilio José, pero tiene ya diez meses y no se iba a estar tan quieto», aseguró Mateo.

Y es que el Belén Viviente de Almayate, que ayer se representó en una primera función nocturna, y que hoy volverá a escenificarse, a partir de las 12.00 horas, en el patio del colegio público Juan Paniagua de la pedanía veleña, es un auténtico espectáculo para los sentidos, pues recrea con todo lujo de detalles las escenas que rodearon el Nacimiento del Hijo de Dios. Así, sobre el escenario, con un esmerado decorado, pueden verse a mujeres cosiendo, otras cocinando o lavando, a hombres cuidando del ganado, niños jugando, y por su puesto a los soldados romanos, al rey Herodes, y a los Reyes Magos.

Un portal solo con mula

El portal de Belén, a pesar de lo que ha difundido el Papa Benedicto XVI, cuenta con buey pero no con mula. Se trata de una cría de apenas dos semanas, según explicó Francisco Ruiz, responsable de todo lo relacionado con el ganado, mientras sujetaba al burrito Macareno. En sus piernas, su hija Martina Ruiz esperaba para entrar en escena, vestida con el típico traje hebreo, con túnica lila.

Todo está perfectamente organizado y los papeles aprendidos al milímetro, hasta tal punto que los espectadores sienten que se han trasladado dos mil años atrás en el tiempo. El gran impulsor de este Belén Viviente es el ex párroco Francisco Alba, quien ayer destacó que se trata del único montaje de estas características declarado como Fiesta de Singularidad Turística de Málaga, y que cada año gana más adeptos y seguidores. «Este año tenemos un grupo muy numeroso que ha venido en autobús desde Sevilla», explicó.

«Es una representación muy cuidada y fiel de los textos originales bíblicos, que además intentamos hacerla asequible y entretenida para todo tipo de públicos, incluidos los extranjeros», comentó Alba. «Todo empezó cuando un grupo de amigos pensamos que podía ser divertido organizar un gran Belén Viviente, ya que aquí en Almayate, desde siempre, se ha vivido la Navidad con mucha intensidad, y a la gente le gusta hacer pequeñas representaciones en sus domicilios», añadió.

Donativo solidario

Esta «locura» ha acabado convirtiéndose en uno de los grandes atractivos navideños en la Axarquía, y ayer se volvió a demostrar en la primera de las representaciones, con un lleno absoluto de público, con más de un millar de espectadores. «Lo mejor de todo es que esto es algo totalmente benéfico y altruista, empezamos haciéndolo para poder instalar aire acondicionado en la iglesia, y después donamos los fondos a varias ONG», apuntó Francisco Alba.

Así, los donativos que se recauden en la entrada del centro educativo durante esta undécima edición y por cuarto año consecutivo, irán destinados a la Asociación de Niños con Necesidades Especiales (ANNE) de la Axarquía. En los dos últimos años se recaudaron unos 1.200 euros y este año, «a pesar de la crisis y de las dificultades económicas, se esperan recaudar algunos euros más», apostilló Alba.

En el Belén Viviente de Almayate participan 200 vecinos, todos ellos actores aficionados, e incluye doce capítulos, desde la anunciación del hijo de Dios hasta la huida a Egipto, pero su singularidad es que se mezcla con aspectos típicos de la vida en los pueblos de la Axarquía, y especialmente, en Almayate. De esta forma, junto a las escenas bíblicas pueden volver a verse hoy una matanza de cerdos donados para el Belén, la elaboración de embutidos, migas o gachas y los trabajos de labranza.