Los segregacionistas torreños escenifican su ruptura en el último pleno del año en Vélez

El número dos del partido, Antonio López, abandona el grupo municipal por discrepancias con Manuel Rincón y pasa a ser concejal no adscrito

AGUSTÍN PELÁEZVÉLEZ-MÁLAGA.
El edil torreño Antonio López Rosique abandona el GIPMTM. :: A. P./
El edil torreño Antonio López Rosique abandona el GIPMTM. :: A. P.

La renuncia hace justo dos meses del líder del Grupo Independientes Pro Municipio de Torre del Mar (GIPMTM), Manuel Rincón Granados, del acta de concejal en el Ayuntamiento de Vélez, tras tres décadas en la política activa, no ha servido para poner fin a las discrepancias y falta de entendimiento entre el presidente de la formación y su número dos en el Consistorio Antonio López Rosique. Todo lo contrario, lejos de limar asperezas las relaciones entre ambos se han deteriorado tanto que ha terminado en la ruptura y el desmembramiento del grupo municipal segregacionista en el Consistorio, desde el momento en que López Rosique dio ayer a conocer en el último pleno de la corporación su decisión de abandonar el Grupo Independiente y pasar a ser concejal no adscrito, dejando al GIPMTM con un único edil en el Consistorio.

Aunque Rosique registró el escrito comunicando el abandono del grupo municipal segregacionista el pasado día 21, no fue hasta el pleno de ayer, el último del año, cuando se hizo efectiva tras ser informada la corporación.

La gota que ha colmado el vaso, según López, fue el nombramiento del sustituto de Rincón en el Ayuntamiento y número tres de la lista del GIPMTM, Jesús Pérez Atencia, como portavoz municipal.

«Se nombró a Jesús Pérez como portavoz por imposición de Manuel Rincón, porque era su delfín. En la asamblea se presentaron personas que no han vuelto a pisar la sede para aprobar la propuesta de Rincón. Dije que aquello era una falta de respeto hacia mi persona y si en aquel momento no me levante y me fui fue porque era el responsable de los 14.000 euros en lotería del grupo», explicó ayer Rosique.

El edil, que aseguró que seguirá defendiendo los intereses de Torre del Mar, declaró asimismo que prefiere ser edil no adscrito a estar en un grupo «donde no cuento para nada». No obstante, señaló que sentía lastima porque es consciente de que ha entrado gente joven con ganas de trabajar.

La decisión de Rosique sorprendió tanto a su hasta ahora compañero de formación en el Ayuntamiento, Jesús Pérez, como al líder segregacionista. «Esto es lo único que le faltaba al Grupo Independiente de Torre del Mar», dijo Manuel Rincón, quien se apresuró a pedirle al que fuera número dos de la candidatura el acta de concejal . «Lo lógico que devuelva el acta al partido y le sustituya el cuarto de la candidatura, que coincide es su hija Monserrat López Verdú», manifestó el presidente del GIPMTM.

«Torre del Mar no se merece tener un grupo dividido. Le ofrecí a López Rosique ir el primer de la lista buscando la unidad de Torre del Mar. Fuimos muy generosos, aunque después rehusara encabezar la lista. Creíamos que era quien lideraba la derecha torreña, pero después vimos que no. Su abandono nos convierte en el grupo político con más tránsfugas de España», lamentó Rincón.