Los trabajadores rechazan el preacuerdo y mantienen la huelga de basuras en Rincón

Los empleados se niegan a renunciar a una subida salarial del 12,5%, a trabajar 37,5 horas a la semana y a que cambie el régimen de las bajas

EUGENIO CABEZASR. DE LA VICTORIA.
Un contenedor situado en el acceso a la urbanización Peñas Blancas fue quemado de madrugada. ::
                             E. CABEZAS/
Un contenedor situado en el acceso a la urbanización Peñas Blancas fue quemado de madrugada. :: E. CABEZAS

El principio de acuerdo alcanzado en la madrugada de ayer por las dos partes en conflicto, por un lado el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria y el socio privado en la Empresa Mixta de Medio Ambiente (EMMSA), FCC, y por otro, dos de los tres sindicatos con representación en el comité (UGT y CC OO, pues CGT no se sumó al documento), fue rechazado por unanimidad en la mañana de ayer en una asamblea extraordinaria de los trabajadores de la limpieza y recogida de basuras, de manera que la huelga indefinida, que se inició el pasado lunes, prosigue.

«Los trabajadores se han expresado y su decisión es muy clara, no ven buenas las propuestas del Ayuntamiento, porque entienden que se reducen aún más sus derechos sociales y laborales», manifestó a SUR el representante de UGT, Hilario Canillas, quien explicó que en relación al cumplimiento del acuerdo suscrito en enero de 2011, por el cual la plantilla se redujo el sueldo en un 5% y la congelación posterior, lo que supondría una subida del 12,5%, los empleados siguen reclamando que se les reconozca que se les deben estas cantidades. «Somos conscientes de las dificultades económicas que está atravesando el Ayuntamiento, pero queremos que se cumpla con ese acuerdo», insistió Canillas.

Otro de los motivos de disputa entre las partes es la intención de la empresa de ampliar la jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales. En el preacuerdo suscrito de madrugada se estableció entrar 15 minutos antes y crear una bolsa de horas, para trabajar una tarde (tres horas) cada cuatro semanas, unos términos que también rechazó por unanimidad la asamblea de trabajadores de la EMMSA. «Nosotros no somos funcionarios ni laborales de la Administración Pública, por lo que no estamos sujetos al Decreto 2/2012 del Gobierno de Rajoy», replicó Canillas.

El tercer punto en discordia tiene que ver con las incapacidades temporales y las bajas. La empresa les propuso que de los seis días de asuntos propios, dos se emplearan para 'penalizar' las bajas por enfermedad común no grave a partir de la segunda baja, algo con lo que tampoco están de acuerdo los trabajadores, que siguen reclamando mantener los seis días de asuntos propios con los que cuentan. En cuanto a la congelación salarial, la plantilla está conforme, pero siempre y cuando se les reconozca que les deben el 12,5% del acuerdo suscrito en enero de 2011, bajo el mandato del bipartito de PSOE y PSIRV, y que se asegure el mantenimiento del 100% de la plantilla.

Por su parte, el concejal de Limpieza, Sergio Díaz (PP), lamentó que los trabajadores rechazasen en asamblea su propuesta de preacuerdo, y reiteró que en el Ayuntamiento están «abiertos a negociar», al tiempo que volvió a hacer un llamamiento a la calma y a la responsabilidad de los empleados, tras seis días de huelga, que han dejado ya en las calles más de 150 toneladas de basuras.

«Peticiones inasumibles»

«Tras la reunión de esta madrugada, los sindicatos nos pidieron dos últimos puntos que eran inasumibles. Por un lado, quieren que los nueve expedientes disciplinarios que se han abierto a trabajadores que han atentado contra el patrimonio público, realizando sabotajes a los camiones e instalaciones de la empresa, quedaran archivados y, por otro, que les sean abonados los días que han permanecido en huelga», manifestó el concejal de Limpieza.

«Queremos que la situación vuelva a la normalidad lo antes posible, pero estas exigencias son inasumibles para el Ayuntamiento y la empresa. Los ciudadanos no entenderían que esos hechos quedaran impunes y que atendiésemos a esas exigencias», continuó el edil, quien insistió en que el acuerdo de la revisión salarial del 12,5% es «inasumible» en las actuales circunstancias económicas del Consistorio.

«Esto nos supondría 800.000 euros más al año que no tenemos, y lo que no queremos hacer, porque nos parece inmoral, es dejarle esa bomba de relojería a otra corporación, como hicieron con nosotros», insistió. «Apelamos al sentido común de los integrantes de EMMSA para que desconvoquen la huelga inmediatamente, ya que la situación se está haciendo insostenible para los comercios y los vecinos en unas fechas tan señaladas como las Navidades, además del perjuicio que se les está ocasionando a los ciudadanos», concluyó el concejal de Limpieza.