Vélez clausura una discoteca y ordena la suspensión cautelar de su actividad

La medida se produce después de que el establecimiento decidiera sustituir parte del equipo de música que tenía precintado

AGUSTÍN PELÁEZVÉLEZ-MÁLAGA.

El Ayuntamiento de Vélez, que tiene en su haber haber sido el primero de la provincia en ser condenado por no atajar la contaminación acústica producida por los locales de El Copo, no tiene ninguna intención de que los ruidos sigan siendo un motivo de preocupación para el Consistorio y ha iniciado su particular lucha contra los excesos producidos por los locales de ocio.

Asi, el edil de Servicios Generales, Francisco Natera (PP), decreto ayer la clausura y suspensión de la actividad de una discoteca de Torre del Mar que ya fue sancionada en marzo de este año con una multa de 2.400 euros por exceder los niveles de ruidos permitidos, superar el horario de apertura y por alteración del orden en el exterior del establecimiento.

En esta ocasión la clausura se produce después de que el local decidiera durante el pasado puente de la Constitución sustituir parte del equipo de música que tenía precintado también por decreto del Ayuntamiento. El precinto fue acordado el 2 de marzo de este año por exceso de ruidos, según las mediciones realizadas entonces por la Policía Local.

Según fuentes del Ayuntamiento, el titular del establecimiento decidió cambiar el limitador del equipo de música y utilizar parte del mismo aún a pesar de que existe un auto del Juzgado número 4 de lo Contencioso Administrativo que da la razón al Consistorio con relación a la medida cautelar de precintar el mismo.

Paralelamente, el Consistorio ha iniciado un nuevo procedimiento contra la discoteca que podría concluir con la revocación de la licencia e incluso con una sanción que podría oscilar entre los 12.000 y 300.000 euros de multa.

La reapertura del establecimiento el pasado fin de semana provocó una avalancha de quejas y denuncias de los vecinos del bloque 4 del conjunto residencial Plazamar de Torre del Mar, en cuyos bajos está ubicada la discoteca. Los vecinos de este inmueble llevan años solicitando al Ayuntamiento el cierre definitivo de la discoteca y la revocación de la licencia.

El Ayuntamiento de Vélez, que fue condenado por el Tribunal Supremo en octubre de 2008 a indemnizar con 2,8 millones de euros a 18 vecinos de los edificios Ipanema a causa de la contaminación acústica producida por los establecimientos de El Copo entre 1990 y 2003, indemnización que finalmente podría elevarse a los cuatro millones de euros. Por esta razón el equipo de gobierno del PP no quiere lo sucedido con El Copo se vuelva a repetir con Plazamar, de ahí que el propio alcalde, Francisco Delgado, haya anunciado que actuará con el máximo rigor y severidad en materia de ruidos.