El oficio de ver y juzgar

Especialistas del ámbito académico, gestores culturales, informadores y blogueras analizarán esta labor en ponencias y coloquios El CAC Málaga organiza hoy y mañana unas jornadas que ofrecen distintas aproximaciones a la crítica de arte

A. J. LÓPEZMÁLAGA.
Una espectadora contempla una de las obras de Muntean/Rosenblum en el CAC Málaga. ::                             CARLOS MORET/
Una espectadora contempla una de las obras de Muntean/Rosenblum en el CAC Málaga. :: CARLOS MORET

«El espacio natural del crítico es el arte actual. Su trabajo se centra en la reflexión sobre lo que sucede en nuestro momento. Las manifestaciones del pasado serían más la labor del historiador del arte». La reflexión parte Juan Francisco Rueda, profesor, crítico de SUR y ponente en las jornadas sobre la crítica de arte que hoy y mañana acoge el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC Málaga).

Unas sesiones que pretenden tomar el pulso a una labor híbrida y a menudo polémica, pero básica en el engranaje de la maquinaria artística. Así, en el programa de 'La crítica de arte: una profesión para tiempos de crisis' conviven especialistas del ámbito académico, comisarios de exposiciones, gestores culturales, informadores y algunos de los blogueros -blogueras, en este caso- más pujantes de la web 2.0.

Son los casos de Montaña Hurtado (Zapatos Rosas) y Soledad Gómez (Mediamusea), que mañana compartirán mesa redonda en el ciclo promovido por el CAC Málaga. «La crítica de arte ha sido durante mucho tiempo un terreno muy acotado. La Red le ha dado amplitud y visibilidad, ha posibilitado más visiones críticas y, sobre todo, ha permitido que no solo se 'hable de', sino que también se 'debata sobre' arte, y de una manera abierta y constante», aporta Gómez.

Un panorama cambiante en el que los críticos en Internet adquieren cada vez mayor protagonismo, como aborda Montaña Hurtado: «Poco a poco la actitud de los museos e instituciones culturales hacia los críticos de arte en la Red, en particular, y hacia los blogueros de arte, en general, ha cambiado mucho en muy poco tiempo y empiezan a tenernos presentes».

La bloguera prosigue: «Una crítica escrita para un blog no puede tener la misma extensión que una escrita para el catálogo de una exposición, por ejemplo, ni debería emplear el mismo tono. Igualmente, creo que la crítica de arte puede ejercerse través de las redes sociales con lo que esto implica, y que la crítica se pueda construir con las diversas opiniones de los usuarios».

Crecer con la escritura

Distintos ámbitos, distintos enfoques. Un asunto sobre el que también habla Rueda: «Hay tantas metodologías como autores. El ejercicio de la escritura crece contigo y cada exposición te pide una manera distinta, propia, de aproximarte a su discurso». Por ello, Rueda defiende: «Los críticos que publicamos en medios impresos estamos muy cerca de la labor periodística, por la rapidez que se le exige al trabajo, por la limitación en la extensión y porque no autoeditamos nuestros textos».

Peculiaridades que convierten a los medios y a la blogosfera en piezas de un mismo puzzle. Lo resume Soledad Gómez. «Ya no se pueden entender el entorno virtual y el físico como dos espacios independientes o antagónicos, como en ocasiones se han llegado a considerar. En el ámbito del arte y la cultura las influencias mutuas entre ambos entornos son constantes».

«El espacio natural del crítico es el arte actual»

«La función de la crítica sigue siendo la misma, varían las herramientas»

«La Red le ha dado a la crítica de arte amplitud y visibilidad»

Fotos

Vídeos