La Junta fijará los servicios mínimos en la huelga de la limpieza en Rincón

Los sindicatos proponen un 15% frente al 100% de la empresa y el Ayuntamiento, por lo que Empleo decidirá

EUGENIO CABEZASR. DE LA VICTORIA.

Tal y como se preveía, la reunión celebrada ayer en la Delegación Provincial de Empleo de la Junta entre el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria, el socio privado (FCC) en la Empresa Mixta de Medio Ambiente (EMMSA) y los sindicatos con representación en el comité de empresa (UGT, CC OO y CGT), acabó sin acuerdo acerca de los servicios mínimos a fijar a partir de las 00.00 horas del próximo lunes 17 de diciembre, cuando arrancará la convocatoria oficial de una huelga indefinida en los servicios de limpieza viaria, de las playas y edificios públicos y de recogida de residuos sólidos urbanos en el municipio.

Los representantes sindicales propusieron que en el servicio de recogida de residuos trabajase un 15% de la plantilla, lo que en la práctica supondría que de seis camiones recogiendo los contenedores se pasaría a uno solo, mientras que en la limpieza viaria el 15% de los efectivos conllevaría que de 65 empleados, salieran a calle una decena. En cuanto a los edificios públicos, la cifra de limpiadores obligados a trabajar para cumplir los servicios mínimos sería de cinco, sobre una plantilla de 33.

Por su parte, tanto la empresa como el Ayuntamiento entienden que estas cifras son «insuficientes» para asegurar que no se produzcan molestias considerables para los vecinos, debido a la huelga indefinida, por lo que basándose en un criterio de higiene y de salud pública, reclamaron que en la recogida de residuos sólidos urbanos trabajasen un 100% de la plantilla, y el 60% en la limpieza viaria y de los edificios públicos. Ante estas posturas encontradas, será finalmente la Junta de Andalucía la que determine los servicios mínimos que deben garantizarse en caso de llevarse a efecto la huelga.

La decisión acerca de estas cantidades se conocerá mañana, cuando tendrá lugar la reunión en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla) en la que se planteará la última posibilidad de llegar a un acuerdo para desconvocar la huelga. No obstante, en los últimos días no se han producido acercamientos y las posturas siguen muy enfrentadas, pues los sindicatos denuncian que no tienen garantías acerca de la estabilidad laboral y salarial de la plantilla, y rechazan el aumento de la jornada de trabajo a 37,5 horas semanales y la rebaja de los sueldos por enfermedad común. Asimismo, insisten en un calendario para recuperar el poder adquisitivo perdido en los dos últimos años, a raíz del acuerdo de 2010 por el que se rebajaron los sueldos en un 5% y la congelación posterior.

«Confiamos en que la empresa y el Ayuntamiento nos traigan un compromiso firme por su parte para evitar la huelga, pero mucho nos tememos que es la única opción que nos queda, porque son ya muchos incumplimientos», aseguró el representante de CC OO, Francisco Romero.