La Guardia Civil intercepta un alijo con 700 kilos de hachís en la playa de El Cañuelo

EUGENIO CABEZASNERJA.

Nuevo golpe al narcotráfico en la Costa del Sol. La Guardia Civil interceptó hace unos días en las inmediaciones de la playa de El Cañuelo, en el paraje natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, en el término municipal de Nerja, una embarcación de recreo en la que viajaban dos vecinos de la barriada malagueña de El Palo, portando consigo un total de veinte fardos de hachís, que arrojaron un peso aproximado de 700 kilos de droga. Los supuestos narcotraficantes llegaron a tomar tierra en la orilla de la playa, pero al verse sorprendidos por los agentes de la Benemérita, abandonaron la embarcación con toda la droga y emprendieron la huída a pie, siendo detenidos ambos al cabo de unos minutos.

Esta operación se suma a la desarrollada a comienzos del pasado mes de noviembre, en concreto en la madrugada del día 2, en las inmediaciones de la playa de Burriana, también en Nerja, cuando la Guardia Civil interceptó otra embarcación neumática, con un total de sesenta fardos de hachís a bordo, que arrojaron un peso aproximado de 1.600 kilos de droga. En la operación fueron detenidos dos jóvenes vecinos del municipio axárquico, que responden a las iniciales de F. R. G., de 23 años, y J. R. G., de 25 años. Ambos fueron sorprendidos 'in-fraganti' cuando trataban de desembarcar la droga, en compañía de otras personas, en la zona de la cala del Lobo Marino, al este de la playa de Burriana.

Segundo alijo en un mes

Tras percatarse de la presencia de los agentes del Instituto Armado, los presuntos traficantes huyeron del lugar, dejando la embarcación neumática con toda la mercancía. La vigilancia de estas dos embarcaciones con droga a bordo se realizó desde la madrugada, cuando fueron detectadas por el radar del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE). La patrullera de la Guardia Civil las fue siguiendo, hasta que en el primer caso desembarcó en esta pequeña cala situada junto a la playa de Burriana, mientras que en el segundo lo hizo en El Cañuelo, cerca ya del límite con Granada.

Desde allí los fardos fueron transportados en la misma embarcación hasta otra playa del municipio axárquico, con un mejor acceso, donde se procedió a la evaluación y al pesaje de la mercancía, así como a la toma de posibles huellas de los traficantes. La Guardia Civil detuvo también hace unas semanas a cuatro jóvenes, dos vecinos de Frigiliana, otro de Nerja y otro de Torrox, acusados de cultivar unas 200 plantas de marihuana en un invernadero.