Con la provincia en el paladar

La feria redescubre los productos autóctonos para consolidar una marca propia que nace con la vocación de dar el salto al extranjero Sabor a Málaga reúne en un solo espacio todas las delicias gastronómicas de la tierra

AMANDA SALAZARMÁLAGA
Pasas y postres típicos fueron algunas de las estrellas de este evento.:: Carlos Moret/
Pasas y postres típicos fueron algunas de las estrellas de este evento.:: Carlos Moret

Los compases de unos verdiales reciben a los asistentes nada más entrar a la primera feria agroalimentaria Sabor a Málaga. Panderetas y violines del folclore autóctono para que no quepa la menor duda de lo que ofrece la carpa instalada en la Plaza de Toros de la capital. Los mejores productos de la tierra se reúnen en este evento que abrió ayer sus puertas y que mostrará hasta el domingo la variedad de la gastronomía local.

Un rico abanico que va desde aceite hasta artesanía, pasando por frutas, vinos, chacinas, repostería, pasas, frutos secos, aceitunas de mesa. la lista es tan amplia que a los malagueños que ayer se acercaron al encuentro les faltaba tiempo para probarlo todo. «Me encanta esta iniciativa porque sabes que todo lo que hay aquí está hecho en Málaga; está delicioso y además ayudas a mantener muchas empresas locales», explica Ana, que acudió con su marido y sus hijos expresamente para comprar aceite.

La inauguración oficial estaba prevista a las 13.00 horas, pero el recinto se llenó mucho antes. Los vendedores de los puestos no se esperaban una acogida así en la primera mañana. «Nos ha sorprendido que haya venido tanta gente, no nos ha dado tiempo ni a desayunar», comentó Ana Carolina Alix, del puesto Sabor Ardales, que vende las famosas patatas fritas de la localidad, embutidos del Cuartel y tortitas de almendras, entre otros.

En el stand de Bravoliva, con aceite de Ardales, Conchi Bravo y su hija Natalia Torres daban a probar sus especialidades con un poco de pan. «Los clientes entienden cada vez más del oro líquido y que saben apreciar, por ejemplo, el aceite sin filtrar, con más sabor y de aspecto más turbio», afirmó Conchi.

Frutas ecológicas y aceitunas

Álora estuvo muy presente en la feria con diferentes productos. Como las frutas y hortalizas ecológicas de Pepe Selva, que hablaba con entusiasmo de las ventajas de los productos 'verdes' frente a la agricultura más extendida. «La gente busca cada vez más el producto ecológico por su sabor, y tenemos una clientela muy fiel», señaló este agricultor del valle del Guadalhorce que comercializa sus viandas a domicilio. Su producto estrella son los cítricos. «Saben y huelen a naranjas y mandarinas de verdad», defendió.

También de Álora son las deliciosas aceitunas de mesa. María José Guerrero se afanaba en rellenar el plato de degustación una y otra vez. Fue uno de los aperitivos en el que más picaron los visitantes. «Los envases de 1,5 y 3 euros están volando; la aloreña gusta mucho y la gente la conoce bien», explicó.

Las pasas también cuentan con un público fiel, como constataron algunos de los comerciantes especializados. «Son muy apreciadas y en esta feria estamos vendiendo mucho, al igual que el vino dulce», constató Pedro Roldán, de Ucopaxa, una empresa de Vélez Málaga.

Chivo malagueño y aguacates

Una de las delicias más desconocidas de la gastronomía local es el chivo malagueño. Carlos Aguilera es el propietario de la empresa Chivo de Canillas, que lo comercializa ya cocinado y envasado al vacío. «Lo preparamos en un horno de leña y está listo para calentar en el microhondas», aseguró. Se trata de un artículo de delicatessen que venden en tiendas gourmet y on line. Aunque su precio en el mercado oscila entre los 60 y 70 euros, en la feria lo han puesto a 55 euros la caja con medio chivo en dos envases para dos comensales cada uno.

La mayoría de los empresarios participantes han hecho oferta de precios para la feria. Como Frumaco, que expone sus guacamoles con aguacates de la Axarquía a un euro. Además, según cuentan José Luis y Beatriz García, presentan es esta cita su gazpacho de aguacate, con el que el pasado mes de octubre ganaron un premio en una feria de París. Un plato original para saborear este fruto de una manera diferente.

En la ruta por los aromas y sabores de la provincia, también hay lugar para sabrosas chacinas. Patricia Taboada no paró ni un segundo de servir embutidos de Famadesa, en un amplio stand donde estaban expuestos sus jamones, chorizos y morcillas. «Lo que más se demanda es el salchichón y el budin, además del choped que fabricamos nosotros mismos», explicó.

Bodegas y vinos

En algunos stands también estaban presentes algunos de los locales más conocidos de la provincia, como las bodegas El Pimpi, donde se sirvieron muchos vasos de vinos dulces y tapas, para reponer fuerzas. «Estamos dando la vuelta a la provincia en solo una hora, es agotador pero muy divertido», bromeaba una clienta que disfrutaba de un plato de jamón serrano recién cortado.

La miel natural de abejas del Museo de Colmenar o los deliciosos dulces típicos sirvieron de postre para esta ruta. «La mejor miel ahora es la de tomillo y romero, que se demanda mucho por sus propiedades ante los resfriados», comentó Mari Carmen Cañete. Mientras, la repostería de Rosario Ginés, de Cuevas de San Marcos, atraía a los más golosos. «Tenemos muchas cosas: roscos sosos, pan de cortijo, flores de leche, suspiros de merengue o turrón de almendra y miel, que ya se ha perdido en el mercado», presumía Mari Carmen.

A la apertura oficial asistieron el presidente de la promotora del evento, la Diputación de Málaga, Elías Bendodo; el subdelegado de la Junta, José Luis Ruiz Espejo; el subdelegado del Gobierno, Jorge Hernández Mollar; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; además de alcaldes de otras localidades. Bendodo destacó que en ente supramunicipal promocionará la marca Sabor a Málaga y que la feria es el primer paso para dar a conocer los productos locales en toda España y en el resto del mundo.

De la Torre, por su parte, señaló que la marca Sabor a Málaga puede ser el complemento ideal de la marca turística Costa del Sol y que a su vez el turista puede ser el mejor embajador de estos productos fuera de nuestras fronteras. Ruiz Espejo se refirió a que el encuentro es la mejor muestra de que las administraciones no se dejan llevar por el desaliento y que están del lado de las empresas para apoyarlas, promocionarlas y generar empleo. Por último, Hernández Mollar lamentó la contradicción que supone que los productos que se consumen tengan que atravesar miles de kilómetros hasta nuestras mesas cuando Málaga cuenta con una gran oferta.

El acto inaugural terminó con la actuación en directo del cantante malagueño Javier Ojeda, que interpretó una canción compuesta expresamente para este evento y que destaca las bondades de la provincia.