La investigación apunta a que el caso de abusos en Rincón y el intento de rapto en Vélez no guardan relación

Pese a la coincidencia de las fechas, las zonas y la edad de los implicados, las investigaciones abiertas por ambos casos apuntan a dos autores distintos

J. CANO MÁLAGA.
Robert Edward Bill. SUR/
Robert Edward Bill. SUR

El intento de rapto de una menor en Vélez-Málaga y la denuncia de abusos a una niña en un colegio de Rincón de la Victoria no guardarían, a priori, relación entre sí. Pese a la coincidencia de las fechas, las zonas y la edad de los implicados, las investigaciones abiertas por ambos casos apuntan a dos autores distintos.

En relación a la tentativa de secuestro en el municipio veleño, la Policía Nacional ha identificado como presunto autor a Robert Edward Bill, un británico de 58 años que está considerado un delincuente sexual por las autoridades de su país, donde cuenta con antecedentes por delitos de esta naturaleza. Los agentes, que tratan de localizarlo desde hace días, han averiguado incluso el vehículo en el que se dio a la fuga, un Peugeot 106 de color gris plata con matrícula 2109-BCM.

Como adelantó SUR el sábado, se le busca por, presuntamente, intentar llevarse a una menor de 12 años junto a los juzgados de la localidad. De hecho, las cámaras de seguridad del recinto captaron la secuencia, en la que se ve cómo un hombre empuja a la víctima al interior del coche, así como el momento en que ella logra zafarse y salir por la otra puerta.

En Rincón de la Victoria, la Guardia Civil investiga un posible caso de intento abusos sexuales a una niña de seis años. Según denunció la familia, un desconocido se adentró en el colegio público Tierno Galván del municipio axárquico y abordó a la pequeña. Los hechos ocurrieron el jueves por la tarde -diez días después del suceso de Vélez-, en horario de actividades extraescolares. La menor, que había ido sola al aseo, se vio sorprendida por un hombre que le dijo que si no se callaba le haría daño. Le habló en español. La alumna comenzó a gritar, lo que provocó la huida del individuo, que saltó el muro que rodea el centro. La pequeña, por su parte, corrió hasta la zona donde se encontraban los monitores. Llorando y visiblemente nerviosa, les contó lo sucedido.

La Benemérita, al igual que la policía en el asunto de Vélez, se ha volcado en el caso, en el que se va a contar con el apoyo de expertos en Criminalística desplazados desde Madrid, especializados en la exploración -toma de declaración- de menores. Los agentes tratan de localizar al autor de los supuestos abusos a partir de su descripción física. Se trataría de un hombre de mediana edad, moreno y con barba. Los rasgos del individuo, unidos a la diferencia en el modus operandi, llevan a los investigadores a pensar que los dos casos tienen autores distintos, por lo que se busca a dos pederastas.