Un grupo emprendedor con medio siglo

Lisbona Oil 50 años en la Axarquía

AGUSTÍN PELÁEZVÉLEZ-MÁLAGA.
La Vega, primera gasolinera en Torre del Mar. / SUR/
La Vega, primera gasolinera en Torre del Mar. / SUR

El Grupo Lisbona Oil, compañía referente en el sector de venta y distribución de carburantes y la automoción tanto en Málaga como en la Axarquía, tuvo su origen en Torre del Mar con la creación en 1962 de la primera estación de servicio La Vega de la mano de Juan Lisbona Cornejo (1921-1978). «Mi padre fue un visionario. Aunque el número de vehículos que había en aquellos años en la Axarquía era bastante escaso, por no decir casi mínimo, supo ver que la venta de combustible era un negocio de futuro y abrió la gasolinera, que más tarde ampliaría con talleres y restaurante, creando una amplia zona de servicio justo cuando Torre del Mar iniciaba su desarrollo urbanístico», relata Chelo Lisbona, gerente de Lisbona Oil y hija del promotor del actual grupo empresarial.

Juan Lisbona fue un emprendedor nato. Tras el traspaso de la industria inicial creada por sus padres, Andrés y Piedad, una panadería que mas tarde se transformó en confitería y que estaba situada en la céntrica calle Del Mar, diversificó la empresa familiar en sociedad con sus hermanos con la creación también de hasta ocho salas de cine, tres de ellos en Torre del Mar (Avenida, Imperial y Torremar), el cine Emperador en Málaga, además de otros en Nerja, Torrox e incluso Sevilla. «Dedicó su vida a su familia y a su empresa y fue un hombre generoso muy reconocido en su entorno», recuerda su hija.

Casado con Puri Noguerol, Juan Lisbona fue padre de seis hijos (Juan Andrés, Javier, Fernando, Chelo, Marivi y Rocío), los cuales han heredado el mismo espíritu emprendedor que su progenitor y su compromiso con la comarca. De hecho, todos participan en la gestión de las empresas que conforman Lisbona Oil. «Todavía hoy, casi 35 años después de su muerte, hay personas que nos agradecen que mi padre les vendiera fiado el carburante, ya que gracias a ello lograron salir a adelante», señala Chelo.

Tras su muerte en 1978, varios años mas tarde la gasolinera pasó a ser gestionada por su mujer e hijos, mientras que los cines quedaron en manos de sus hermanos, con los cuales formaba sociedad. Aunque fue un gran varapalo para toda la familia, Herederos de Juan Lisbona consiguió expandir la empresa abriendo en 1988 su segunda gasolinera, La Vega 2, justo en frente de donde se levantó la primera en 1962 y que fue el origen de la actual compañía.

La familia decidió venderlas en 1995, aunque tres años antes abrían una nueva estación de servicio en El Visillo, también en Torre del Mar. Con anterioridad, en 1989 el grupo inauguraba Autotalleres La Vega, concesionario Renault en la localidad. «También abrimos otras gasolineras en el polígono Santa Barbara de Málaga y Casabermeja, y en 1997 creamos el gasocentro, ampliando nuestros servicios con la distribución de carburantes a domicilio», explica Marivi Lisbona. La última incorporación al Grupo Lisbona Oil ha sido el concesionario Ausol de Citroën para toda la comarca, ubicado en Vélez. En la actualidad, el grupo cuenta con una plantilla de 85 trabajadores, algunos de ellos con más de 25 años de antigüedad. «Tenemos trabajadores que son incluso segunda generación. Nuestra política es contar con un personal bien formado y preparado para que se quede en nuestras empresas», señala Chelo.

Lisbona Oil presume además de ser un grupo empresarial comprometido con el medio ambiente y con la sociedad de la comarca de la Axarquía. «Todas las empresas del grupo cuentan con certificados de gestión de calidad medioambiental. Fuimos pioneros en la venta de biodiesel en la Axarquía y contamos en nuestras estaciones de servicio con contenedores de recogida de pilas y de aceite usado. Asimismo, colaboramos con colectivos sociales y ONG como Asprovelez y la Asociación de Amigos del Pueblo Saharauí, entre otros», señala la familia.

Como proyectos de futuro, Lisbona Oil está gestionando desde hace varios años la ampliación de las estación de servicio El Visillo y la construcción de una nueva gasolinera en el nudo de la autovía de Torrox.