«Me empujó al interior de su coche, pero me escapé por la otra puerta»

La menor de Vélez a la que intentó raptar un peligroso pederasta británico cuando salía de clase de kárate cuenta a SUR cómo sucedió todo

A. PELÁEZVÉLEZ-MÁLAGA.
La pequeña, que posa junto a su madre, asegura que pasó muchísimo miedo.:: A. Peláez/
La pequeña, que posa junto a su madre, asegura que pasó muchísimo miedo.:: A. Peláez

Tenía que haber sido un día de lo más feliz, pero acabó en un susto de muerte. «Jamás lo olvidaré. Pasé mucho, mucho miedo». Era el primer día que acudía a clase de kárate en horario extraescolar en su colegio. Quería mejorar su defensa personal. Salió contenta y despreocupada e inició el camino de vuelta a casa.

«Iba sola y cuando pasé al lado de un coche que acababa de aparcar, el conductor me empujó violentamente y me introdujo en el interior del vehículo. Estaba muy asustada. Grité socorro para que me oyera un chico mayor que venía detrás de mí. Pero no me escuchó», relata la menor, que todavía recuerda cómo lloraba y lo mal que lo pasó pensando en lo que le estaba sucediendo.

«Me percaté de que el muchacho no me oía y entonces, cuando el hombre ya se había metido en el coche, me di cuenta de que la puerta del acompañante se podía abrir y podía salir, de manera que accioné la manecilla y me escapé llorando. Al verme el muchacho, que se dio cuenta entonces de lo que me estaba ocurriendo, corrió a tranquilizarme», afirma la pequeña de 12 años en compañía de la madre que escucha la conversación.

El suceso ocurrió el pasado lunes 19 de noviembre sobre las 18.10 horas cerca del edificio del Palacio de Justicia de Vélez, en la calle Huerto Carrión.

Según el relato de la víctima, su atacante, un hombre mayor con el que no tenía ningún tipo de relación y al que no había visto nunca antes, inició su huida con el vehículo.

«Cuando quiso incorporase a la vía chocó contra otro coche. La puerta por la que logré escaparme estaba abierta y colisionó con otro vehículo que en ese momento circulaba por la calle», afirma la pequeña, que tras tranquilizarse, aunque todavía presa del pánico y temblando de miedo, continuó su camino sola en dirección a su casa.

«Han pasado dos semanas y mi hija está mucho más tranquila, pero nosotros seguimos teniendo mucho miedo. Sabemos que todavía no ha sido detenido y aunque no la dejamos que vaya sola a ninguna parte, no podemos dejar de pensar en que ese hombre puede volver a intentarlo», asegura su madre.

Denuncia

Los padres de la pequeña acudieron a Comisaría a interponer la correspondiente denuncia cuatro días después del suceso, el jueves 22. «Mi hija iba sola. Pensábamos que no teníamos ningún testigo y no sabíamos si la denuncia iba a tener algún resultado», declaró ayer la madre.

El buen trabajo policial y relato facilitado por la víctima a la Policía Nacional y del joven que presenció lo sucedido han permitido a los funcionarios que investigan el caso poner cara al presunto autor del intento de rapto, que ha sido identificado como Robert Edward Bill, de 58 años, un exprofesor británico que está considerado un peligroso delincuente sexual en su país, donde ha sido condenado por hechos de esta naturaleza.