Tercera generación de una saga de emprendedores

Juan Antonio Reyes Gutiérrez es el cuarto hijo de cinco hermanos, nacido en la pequeña localidad axárquica de Almáchar hace 51 años. Su abuelo, Luis Reyes, ya se dedicaba a la agricultura y en los años 30 fundó la firma Casado y Compañía, dedicada a la producción y comercialización de pasas y almendras.

Reyes Gutiérrez creció viendo a su padre, Francisco, y a su abuelo, dedicar las 24 horas del día a un negocio que en los años 60 y 70 se redireccionó al cultivo de la patata, y que a partir de los 80 se centró en los subtropicales, fundamentalmente el aguacate y posteriormente, aunque en menor medida, el mango, que por aquel entonces empezaron a sembrarse en la comarca oriental.

Aunque cursó hasta cuarto de Medicina, Juan Antonio Reyes siempre sintió la llamada del campo y heredó el espíritu emprendedor de su abuelo y de su padre. Así, tras montar en 1992 la empresa de comercialización de subtropicales junto a uno de sus hermanos. Inquieto, trabajador incansable y apasionado de los cultivos subtropicales, este almachareño afincado en Vélez-Málaga confiesa que los aguacates y los mangos de la Axarquía son un auténtico «oro verde», especialmente en estos tiempos de crisis.