Paralizan los desahucios de seis familias acogidas a la moratoria del Gobierno

Afectados por la Hipoteca pide la suspensión de 25 casos hasta que el Tribunal Europeo se pronuncie sobre la Ley Hipotecaria

MONTSE MARTÍNMÁLAGA.
La Plataforma de Afectados reunió a un centenar de personas para presentar escritos de paralización . M. H./
La Plataforma de Afectados reunió a un centenar de personas para presentar escritos de paralización . M. H.

La angustia y el temor de verse en la calle ha cesado para seis familias malagueñas que tenían a la vuelta de la esquina el desahucio de su vivienda por no poder hacer frente al pago de su hipoteca. Será de momento durante un plazo de dos años, periodo que el Gobierno ha fijado para paralizar las ejecuciones hipotecarias en determinados casos. Las seis familias de la capital que cumplen con los requisitos para beneficiarse de la moratoria comunicaron ayer su situación mediante comparecencias en los distintos juzgados de la capital, que a continuación iniciaron la paralizaron de los desahucios. Además, otras 25 familias amenazadas por futuros lanzamientos, pero que no cumplen las exigencias del Ejecutivo de Mariano Rajoy para acogerse a ese aplazamiento, presentaron ayer en el registro de la Ciudad de la Justicia un escrito, elaborado a nivel nacional por juristas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), en los que han pedido a los jueces que suspendan sus respectivos desahucios hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dicte sentencia sobre la legalidad de la Ley Hipotecaria española.

¡Sí se puede!

Al grito de '¡Sí se puede!', cerca de un centenar de personas entre ellas unas treinta familias en proceso de desahucio celebraron ayer la paralización de seis de ellos gracias a la moratoria aprobada la pasada semana por el Gobierno y pidieron la suspensión de todos los casos hasta que el TJUE dictamine sobre el proceso hipotecario español que le ha solicitado un juez barcelonés.

Mohamed Alouani, de 43 años, su mujer y sus dos hijos de dos y cinco años han sido uno de los primeros beneficiados por la moratoria de dos años. Este marroquí afincado en España desde hace once años se quedó en el paro en 2010 y no cobra ningún subsidio ni ayuda. En 2011 dejó de pagar la hipoteca de 117.000 que le concedió el Deustche Bank por un piso en La Palmilla. El 24 de octubre la PAH consiguió paralizar su desahucio que se aplazó para el próximo 14 de diciembre. Ayer, Mohamed presentó toda la documentación en el juzgado que le acredita como uno de los beneficiarios del aplazamiento, al cumplir todos los requisitos. «Estoy feliz, muy contento. Le doy las gracias a mis compañeros de la PAH que me han apoyado tanto», dijo al salir del juzgado.

Áurea Puerto, una de las portavoces de la PAH, mostró también la «satisfacción» del colectivo por estas paralizaciones, pero precisó que la moratoria aprobada «es totalmente insuficiente y debe ir más allá, porque los requisitos que se exigen dejan fuera a muchas familias».

La presentación masiva de escritos solicitando las suspensiones de los desahucios hasta el pronunciamento europeo se ha llevado a cabo a nivel nacional y la medida ha sido secundada, además de en Málaga, en Madrid, Mallorca, Valencia, Barcelona, Navarra y Gerona, entre otras provincias. Estos escritos han sido trasladados también a los colegios de abogados para que los distribuyan entre los letrados asignados al turno de oficio, que son los que mayoritariamente defienden los intereses de los afectados.