Los 'vigilantes' de Guadalmar

Afirman actuar por su cuenta ante el «abandono policial» y el temor a que los hurtos les ocasionen algo más que daños materiales Medio centenar de vecinos organiza patrullas ciudadanas y hacen rondas nocturnas tras la última oleada de robos

NOEMI R. NAVASM ÁLAGA.
Los vecinos hicieron guardia durante la noche en todas las calles y accesos del barrio. :: Salvador Salas/
Los vecinos hicieron guardia durante la noche en todas las calles y accesos del barrio. :: Salvador Salas

Anoche pasaron a la acción. Hartos de vivir con el miedo en el cuerpo, los vecinos de Guadalmar han decidido dar un paso al frente para intentar poner freno a la incesante oleada de robos que sufren en sus viviendas y vehículos. «Algo tenemos que hacer. No podemos estar de brazos cruzados mientras entran en nuestras casas y vivimos asustados. Hoy mismo ha denunciado otro vecino el robo de un BMW y, así ya van decenas», explica Carmen Ruiz.

Esta residente de la calle Guadalhorce fue una de las concentradas anoche en las instalaciones del Club Deportivo Guadalmar con la intención de hacer guardia en patrullas ciudadanas y vigilar hasta el amanecer todas las calles del barrio. Alrededor de medio centenar de personas hicieron ronda. Sin ánimo de hacer el trabajo que corresponde a la policía -aclaraban- pero sí con el objetivo de dar un toque de atención a los gobernantes.

«En ningún caso queremos ejercer de policías, pero mientras no haya vigilancia en la urbanización vigilaremos nosotros. Guadalmar se ha convertido en un barrio inseguro. Muchas familias están afectadas», afirma el presidente de la asociación Almar, Francisco Troyano.

Su colectivo lanzó la convocatoria después de que los ladrones saquearan hace unos días el local vecinal, el bar del club deportivo y dejaran sin luz el campo de fútbol arrasando con todos los cables de cobre que encontraron a su paso. «Al parecer entraron con una furgoneta, por las marcas del suelo, y cargaron con todo lo que pudieron: bebidas, comida, neveras y una cafetera. Eso fue cuando ya se habían denunciado varios robos en el barrio, entre ellos de cableado eléctrico», lamenta Josefa Cueto.

La indignación de la dueña del bar era común a otros afectados por los hurtos, quienes insistieron actuar ante la pasividad policial. «Cuando llamamos nos dicen que hay dos patrullas de Policía Local para Churriana y una tiene que estar fija en el aeropuerto, que más no se puede hacer», comenta Francisco Troyano.

Tras colgar pancartas de 'Basta ya de robos' y 'Seguridad ya', el presidente de Guadalmar repartió mapa en mano el trabajo nocturno. «La idea es tener controladas todas las calles y evitar que los delincuentes actúen impunemente como está pasando. Y si vemos algo raro llamaremos a la policía», recalcó. Las patrullas se mantendrán según los vecinos hasta que se incremente la vigilancia policial.

Por su parte, el concejal de Seguridad, Julio Andrade, informó a SUR de «no tener constancia de que Guadalmar sea un barrio peligroso y es tarea de la Policía Nacional realizar patrullas nocturnas, que ya tiene abierta una investigación sobre los robos de cableado. La Policía Local está de apoyo», subrayó.

Fotos

Vídeos