«He perdido la visión de un ojo y aún no sé qué me pasó en esa discoteca»

Un joven presenta una denuncia en el juzgado para que se investigue cómo acabó malherido en el hospital tras una despedida de soltero

JUAN CANOMÁLAGA.
Rafael Jurado (29 años) ingresó en el hospital inconsciente y con un gran hematoma en el ojo izquierdo, entre otras lesiones.:: Juan Cano/
Rafael Jurado (29 años) ingresó en el hospital inconsciente y con un gran hematoma en el ojo izquierdo, entre otras lesiones.:: Juan Cano

No sabía dónde estaba, ni cómo había llegado hasta allí. Su último recuerdo era el del reservado de una discoteca, acompañado por 15 amigos con los que estaba pasando un fin de semana en Granada para celebrar la despedida de soltero de uno de ellos. Al abrir los ojos, Rafael Jurado (29 años) no se encontró con la habitación de la casa rural que habían alquilado en Íllora. Estaba en una cama de hospital.

¿Qué hago yo aquí?», dijo, nada más recuperar el conocimiento. La compañía le desconcertó. ¿Qué hacían allí su madre y su hermana? Y, sobre todo, ¿qué le había sucedido? Sus amigos le preguntaron exactamente lo mismo. «Querían saber si me acordaba de algo. Les respondí que no», afirma el joven, malagueño y vecino de la barriada de Churriana.

Ha pasado casi un mes de aquella noche de farra, y Rafael sigue sin encontrar la respuesta. Solo conoce las consecuencias. Se desplaza con dificultad, con ayuda de una muleta, por una fisura en el troncánter de la cadera izquierda -protuberancia del fémur- y aún se recupera de varias fracturas maxilofaciales. También sufrió una herida punzante en la cara interna del brazo derecho, según el parte médico del hospital en que estuvo ingresado, el mismo que refiere las sospechas de una posible agresión que, a día de hoy, no ha podido ser confirmada. Porque, aparentemente, tampoco nadie vio lo sucedido.

La peor secuela de todas es la de la vista. Aquella noche, la del 23 de septiembre, llegaron a la discoteca a las tres de la madrugada y cogieron un reservado. Pidieron cuatro botellas para los quince. Había una promoción de póquer dentro del local y Rafael jugó durante unos tres cuarto de hora, y volvió a la zona donde estaban sus amigos. Según dice, es su último recuerdo. Lo encontraron tirado en el suelo junto a uno de los cuartos de baño de la discoteca. Estaba inconsciente y tenía un «gran hematoma» -refleja el informe de urgencias- en torno al ojo izquierdo. Rafael lo explica: «Al subirse al autobús -para volver a la casa rural donde se alojaban- mis amigos se dieron cuenta de que faltaba yo. Se dirigieron a los porteros y les pidieron permiso para entrar a buscarme. Según me han contado, no los dejaban pasar porque creían que no quedaba nadie, pero al final accedieron».

Al ver las lesiones que tenía, el personal de la discoteca alertó a los servicios de emergencias. Así fue como Rafael acabó en el hospital. Tras permanecer 24 horas en la UVI, pasó a planta. Pero, pese a los cuidados de los médicos, no conseguía recuperar la visión. Y sigue sin hacerlo. «No veo nada, como si tuviera el ojo (izquierdo) cerrado. Los médicos dicen que presenta buena movilidad, pero no encuentran el problema. Me van a hacer un TAC, aunque no me han dado mucha esperanza, porque estas lesiones son complicadas», confiesa.

Investigación

El joven ha presentado una denuncia en el Juzgado de Instrucción número 6 de Málaga para que se investigue su caso. «He perdido la visión de un ojo y aún no sé lo que me pasó en esa discoteca», se queja.

En el establecimiento tampoco ha hallado una respuesta. «Los empleados tenemos la misma inquietud. Parece que sucedió entre las 7.00 y las 7.30 horas, pero no sabemos nada más. Por la zona donde ocurrió, pudo ser una caída, pero no se puede asegurar a ciencia cierta», afirma un trabajador de la discoteca.

A tenor de lo que le dijeron los médicos, Rafael no lo tiene tan claro: «Todos los que me han visto creen que fue una agresión». Y quiere hacer un llamamiento a través de estas páginas. «Si alguien escuchó algo raro, o me relaciona con aquella noche al ver mi foto en el periódico, que por favor se ponga en contacto con la policía o la Guardia Civil».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos