Hojiblanca se integra en Deoleo, el mayor grupo mundial del aceite

La antigua SOS compra la marca y la principal planta industrial de la cooperativa y a cambio ésta se convierte en su tercer accionista

NURIA TRIGUERO NTRIGUERO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.

Hasta ahora, en el sector del aceite de oliva regía una bicefalia: Hojiblanca, líder en producción; y Deoleo, líder en comercialización. Desde ahora, ambos gigantes irán de la mano para dominar el mercado mundial. Ayer se firmó el acuerdo por el cual la cooperativa malagueña se integra dentro del gran conglomerado oleícola forjado por la antigua SOS, y que cuenta también con marcas como Carbonell o Koipe.

El método elegido para plasmar esta operación de concentración es una venta cruzada: Deoleo adquiere la marca Hojiblanca (la más vendida en España dentro del segmento virgen extra) y la planta industrial de la cooperativa en Antequera. El pago se instrumenta con acciones nuevas de Deoleo a través de una ampliación de capital de alrededor de 35 millones de euros. Como resultado, Hojiblanca tendrá una participación en el capital social de la antigua SOS del 9,63%, convirtiéndose en su tercer accionista (por detrás de Bankia y Unicaja) y en su socio industrial de referencia. Según se prevé, el presidente y el gerente de la cooperativa, José Moreno y Antonio Luque, se convertirán en consejeros de la antigua SOS, sumándose a los otros dos malagueños que ya forman parte del máximo órgano de gobierno de esta compañía española: Manuel Atencia y Manuel Azuaga, ambos representantes de Unicaja.

El acuerdo, aprobado ayer por el consejo de administración de Deoleo y por el consejo rector de Hojiblanca, deberá ser ratificado próximamente en junta general extraordinaria por los accionistas de la primera y en asamblea general por los cooperativistas de la segunda. La asociación de Deoleo, primer envasador mundial de aceite de oliva, y de Hojiblanca, primer productor, constituye «una operación que tiene como objetivo afianzar el liderazgo oleícola español en el mundo con un proyecto sólido y de largo plazo», coincidieron ayer sus representantes.

La operación presenta ventajas para ambas entidades, según destacaron sus portavoces. Así, la antigua SOS refuerza su cartera de marcas líderes con Hojiblanca, lo que le permitirá seguir potenciando su estrategia marquista. El grupo también es propietario de firmas como Koipe, Koipesol y Carbonell en España y Bertolli, Carapelli, Sasso y Minerva en Italia. Con la nueva adquisición incrementará todavía más su cuota actual de mercado a nivel mundial, que es del 22%. Además, la planta de envasado de Antequera potencia su capacidad industrial. Deoleo calcula que el negocio de Hojiblanca le aportará una facturación adicional de unos 40 millones de euros y un Ebitda (beneficio bruto) de 5,3 millones de euros al año.

Objetivo: la rentabilidad

Y Hojiblanca, ¿qué gana con esta operación? Principalmente, capacidad de comercialización y mejores expectativas de rentabilidad para sus socios. «Para los olivareros y cooperativas del grupo esto supone participar en el primer operador mundial de aceite de oliva», destacaban ayer sus dirigentes, añadiendo: «Por primera vez en la historia conseguimos que los agricultores andaluces sean dueños de su destino al entrar en el núcleo de decisión de la empresa que más aceite vende del mundo».

A cambio de renunciar al control de su marca y de su mayor planta de envasado, los olivareros esperan obtener condiciones más ventajosas para la comercialización de su producto. Y es que aumentar la proporción de aceite que se vende embotellado frente al que se despacha a granel ha sido siempre un objetivo prioritario para Hojiblanca, ya que es la única manera de incrementar su valor y por tanto la rentabilidad que reciben los socios. A partir de ahora, el aceite producido por las 96 cooperativas que forman Hojiblanca no solo se podrá embotellar con su marca, sino con todas las otras que controla Deoleo.

Los responsables de Hojiblanca quisieron remarcar ayer que la cooperativa seguirá desarrollando sus proyectos de las diferentes secciones (aceitera, aceitunera, suministros y ganadera) y que continúa «abierta a sumar esfuerzos». Actualmente el grupo cuenta con 96 socios en la sección aceitera, que reúne a 55.000 familias de olivareros en las provincias de Jaén, Córdoba, Málaga, Sevilla, Granada, Cádiz, Badajoz, Toledo y Ciudad Real. Además, tiene asociadas 22 cooperativas en la sección aceitunera, 120 en la de suministros y tres en la ganadera, constituyendo la mayor cooperativa agroalimentaria andaluza.