Profesores y padres boicotearán el inicio del curso con una cacerolada

Marea Verde intentará entorpecer el lunes el acto de inauguración de la delegada y realizará un encierro nocturno y una manifestación el día 15

M. ÁNGELES GONZÁLEZMÁLAGA.
Medio centenar de integrantes de Marea Verde se reunieron ayer en el instituto Gaona. ::                             PATRICIA MERCHÁN/
Medio centenar de integrantes de Marea Verde se reunieron ayer en el instituto Gaona. :: PATRICIA MERCHÁN

El lunes no solo empiezan las clases en los colegios. También comenzará la gran batalla de Marea Verde, un movimiento de base integrado por profesores, padres y alumnos que rechaza los recortes en educación y defiende una enseñanza pública de calidad. Para dejar clara su postura, tienen previsto acompañar a la delegada provincial de Educación, Patricia Alba, en la inauguración oficial del curso con cacerolas, pitos y pancartas que reflejen su indignación. Medio centenar de miembros de Marea Verde reunidos ayer en el IES Vicente Espinel -más conocido como Gaona- aprobaron ayer boicotear este tradicional acto, aunque ante la posibilidad de no conocer la hora y el centro escolar exacto en el que tendrá lugar, plantearon concentrarse a las diez de la mañana en la Delegación de Educación y de allí dirigirse al colegio en cuestión una vez difundido. Ese día no descartan cortar calles «cruzando de un lado al otro constantemente», como propuso una interina en paro.

De una u otra forma, pretenden hacer ruido ante unas medidas que consideran que ponen en peligro el sistema educativo actual. Para ello llevarán a cabo diferentes acciones. Entre ellas, además de la cacerolada, acudirán a clase el primer día con camisetas verdes y realizarán un encierro nocturno el 14 de septiembre en el IES Portada Alta y una manifestación al día siguiente por la capital en la que pretenden contar con la participación del profesorado y alumnado universitarios. Así lo aprobaron ayer los miembros de la comisión gestora de Marea Verde y el resto de participantes en la asamblea -en su mayoría profesores, aunque también había algún padre-,que estuvieron debatiendo durante más de dos horas.

En la reunión se puso sobre la mesa el apoyo que ha sumado el manifiesto que han estado distribuyendo por los centros en el que se reivindica una educación «pública, gratuita, laica, libre y de calidad». Aunque son pocos los claustros que se han celebrado y que por lo tanto han podido aprobarlo, en estos días sí han podido constatar que la adhesión a este movimiento es menor en Primaria, como afirmaron algunos profesores ayer. Ahora su intención es seguir extendiéndolo por los centros y buscar la adhesión de padres y alumnos.

En los escasos días que han transcurrido de este mes también les ha dado tiempo a comprobar los efectos de los recortes. De esta forma, varios docentes denunciaron que, ante la reducción de profesorado en Secundaria que ha dejado a 561 interinos en la calle, según la Delegación, se les está obligando a impartir asignaturas que no son su especialidad. A este respecto, advirtieron de que van a asesorarse para ver si pueden negarse a dar esos contenidos. Un miembro de la comisión jurídica de Marea Verde informó de que no pueden hacerlo si durante su formación han cursado una asignatura afín.